Editorial “Los errores de Zoido”

No cabe peor Ministro del Interior que aquel cuya torpeza, en lugar de impedir el delito, alienta la voluntad para seguir cometiéndolo y la justificación por haberlo cometido. Fue el primero de los más graves errores.
Zoido, ministro aún de Interior del Reino de España, propuso, ordenó y dispuso que las Fuerzas de Seguridad del Estado dieran la imagen que dieron en los sucesos del referéndum histriónico e ilegal del uno de octubre de 2017.
Actuar como juez –recuerden que Zoido es magistrado-, cuando se está en política, y viceversa, es un camino cuesta abajo hacia las profundidades de la equivocación. Aquellas imágenes de policías aporreando a familias con niños en brazos dieron la vuelta al mundo.
No se puede ser más torpe regalándole el discurso al contrario quien, a los pocos minutos, ya estaba distribuyendo las grabaciones y comunicando al mundo entero que el recurso del Gobierno de España sólo era la fuerza.
Ahora Zoido deberá comparecer ante el Senado para dar cuenta de un disparate. Estupidez que, si bien no nos ha quitado la razón a los demócratas, ha alentado que otros justifiquen la comisión de un delito frente a la fuerza.
Es difícil encontrar una torpeza mayor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.