Editorial “Bajo las estrellas”

Que Cáritas nos recuerde que tres mil personas sin hogar duermen bajo las estrellas en Madrid nos hace sentir fracasados. En aquello que nos compete, que son los demás, nos vemos obligados a rehacer nuestros compromisos para bien de los ciudadanos.
Y, sobre todo, trabajar más para aquellos que más lo necesitan. La pobreza es una lacra que mi generación está obligada a extinguir de la faz de la Tierra. En cada lugar somos responsables. Nosotros en España, algunos en Madrid, todos en el planeta que nos importa.
No podemos consentir que tres mil personas duerman a la intemperie en la Villa de Madrid. Ni aquí, ni en ningún lado de España. Ni en España, ni en cualquier otro sitio de un inmenso mundo que parece acostumbrarse a ver la miseria en los telediarios.
Más recursos, más voluntad política y más determinación personal. La lucha contra la pobreza no nos puede agotar, ni el fracaso de los gobiernos desalentar. Somos lo que construimos de nosotros mismos.
Bajo las estrellas vivimos todos. Algunos con frío, otros con el bienestar que suele aislar nuestra conciencia de nuestro deber. Es tiempo de reaccionar porque siempre es tiempo de tomar decisiones para mejorar la vida de la gente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.