Editorial “Las chapuzas de Torrent”

Los pasos que ha dado Torrent están destinados a degradar aún más el Parlament de Cataluña, la normativa y el estatuto, la democracia y la convivencia. La irresponsabilidad que ha mostrado, aquel que había abierto un halo de esperanza para tender puentes, merece este editorial.
Aplazar la investidura de Puigdemont es todo un ejercicio de irresponsabilidad inédito. Alargar el problema no es solucionarlo. Resquebrajar la democracia no beneficia al régimen de libertades que disfruta un país que merece más prosperidad y menos frivolidad.
Torrent además insta a los letrados del Parlamento a redactar alegaciones al auto del Tribunal Constitucional. Pero al mismo tiempo que alega, llama a los magistrados chapuceros y define el marco que ha establecido el alto tribunal como una chapuza jurídica. No caben más tontos en nuestro país.
Para mayor abundamiento, no solo trata de destrozar puentes ajenos, sino que dinamita los puentes propios. El enfrentamiento entre ERC Y JxCat es palmario. Parece más bien el juego del gato y al ratón entre aquellos que compiten por ser los más frívolos del planeta.
Como dice el PSOE, les da igual dejar de gobernar Cataluña en beneficio de un simple interés personal de un presidente prófugo y amortizado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *