Editorial “La imputación de Camps”

A nadie puede sorprender la imputación del expresidente de la Generalitat valenciana. En un mundo en el que el mal olor impregna la política de los conservadores españoles, la porquería reside en los zapatos de más de uno.
Y que una parte de la Iglesia tenga algo que ver en esta imputación, también es, no sólo llamativo, sino revelador de una red que pasaba por todas partes y que nadie, salvo el Grupo Parlamentario Socialista de las Cortes valencianas, parecía ver.
La imputación de Camps por parte de un Juzgado abre la puerta a nuevas imputaciones y a que todo el mundo que sea sospechoso tenga derecho a un juicio sereno. Porque serenos valoraremos mucho mejor esta etapa de la historia de España.
Que el Partido Popular ha protagonizado la corrupción más profunda que ha vivido España está ya fuera de toda duda. Y no es una corrupción colateral o episódica, como otras, sino central.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.