Editorial “La democracia como solución”

La democracia es la solución a los males de la democracia. De la misma forma que más libertad es el remedio a la ausencia de ésta. Acertada entonces la propuesta del PSOE de celebrar, más temprano que tarde, elecciones en Cataluña.
Disipa en una buena parte las dudas de legitimidad, resuelve una parte del problema (aún de forma pequeña) y gana tiempo para poder abrir puertas a que la deslealtad del independentismo encuentre una salida que les construya un relato.
Un nuevo Parlament deberá retomar la legalidad y, de la mano de los catalanes, arrojar al basurero de la historia a aquellos radicales que han puesto en tela de juicio el bienestar de todos los españoles.
Los males de la ciudadanía se solucionan con más ciudadanía. Y frente a la demagogia, la libertad, la Constitución y la democracia. Porque la solución para Cataluña pasa sobre todo por la voluntad de todos.
Incapaces de ponerse de acuerdo en las formas y en el fondo, los partidos independentistas deben saber que los catalanes no independentistas, aquellos que creen en las normas y la ley, son mayoría en Cataluña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.