Editorial “La decisión de Llarena”

¿Qué movió al juez Pablo Llarena a retirar la eurorden dictada por Carmen Lamela? Desde luego no fue la compasión, ni el contexto político, sino evitar que Puigdemont fuera acusado por menos delitos que los que tiene el magistrado en la cabeza.
La euroorden dictada por la jueza Lamela llamó la atención por su carácter expeditivo. Tomada en consideración por la Justicia belga, ésta se dispuso a valorar, sopesar y señalar los delitos que acusan a Puigdemont para decretar, si cupiera, una extradición.
Pero los movimientos de la Justicia belga podrían reducir a la nada las acusaciones, generando contradicciones malhadadas y provocando dilatar el proceso en forma de fuga continuada y esperpento nacional.
Fue entonces cuando la semana pasada Pablo Llarena, ante estos riesgos, retiró la euroorden a la espera de que los belgas archivaran la causa y pudiera esperar la llegada de Puigdemont, más temprano que tarde.
Y así ha sucedido. De esta manera Puigdemont y los cuatro exconsellers quedan amparados por un auto de archivo que les va a hacer depender íntegramente del Tribunal Supremo cuando corresponda. Y será el Alto Tribunal el que disponga. Como corresponde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *