Editorial “Jubilados”

Una sociedad que no respeta a sus mayores, no se respeta a sí misma. Puede haber un gobierno que les olvide, pero es aún más intolerable, tener un gobierno que se burle de ellos. Porque eso es lo que es, un insulto, en forma de incrementos intolerables (0,25%) o regalos de última hora como el que propone Cristóbal Montoro.
Volvemos a los tiempos del Instituto Nacional de Previsión (1908), o del incapaz Retiro Obrero Obligatorio (1919), o a aquel seguro de la perra gorda (1924) por la que los patronos tenían la obligación de depositar unos céntimos para el retiro de los trabajadores.
La escasa Ley General de la Seguridad Social de 1966 fue del todo insuficiente. Tuvo que venir un gobierno socialista y poner en marcha la Ley 26/1985 de Seguridad Social que universalizaba las prestaciones y las hacía ganar poder adquisitivo. Una norma, esta última, votada en contra, por cierto, por Alianza Popular.
El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero revalorizó las pensiones mínimas durante sus siete años de mandato un 53% y elevó el Fondo de Reserva hasta los 64.000 millones de euros. Se les tenía que caer la cara de vergüenza a aquellos que dicen que Zapatero congeló las pensiones.
Todo esto hasta que apreció el Real Decreto 5/2013, de 15 de marzo, que rompió la evolución de ganancias de poder adquisitivo y logró -asesorado el Gobierno por una Comisión de Expertos cuya mayoría tenía su origen en la banca y los seguros-, insultar a los jubilados españoles elevándoles en un 0,25% su ya exigua pensión.
Es hora de llevar a la imposición general la reforma, tiempo de impulsar el envejecimiento activo, momentos para soñar con volver a tener un gobierno progresista y decidido.

2 thoughts on “Editorial “Jubilados””

  1. Querido Antonio Miguel Carmona:
    A Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César. Estando de acuerdo básicamente con lo que dices, Zapatero no congeló las pensiones mínimas, como bien dices, pero sí congeló el resto de pensiones, sin entrar en que fuera o no necesario, pero creo que es bueno decir toda la verdad. También es cierto, que el Fondo de Pensiones llegó a tener casi 67.000 millones de euros y ahora tiene unos escasos 8.000 millones, para que no se diga, y se llevan pedidos en préstamos 25.000 millones para hacer frente al pago de pensiones.
    Todas las pensiones deberían de subir, porque aquellos que, durante toda nuestra vida laboral, hemos cotizado por el máximo pues pienso que incluso deberíamos percibir una cuantía superior al tope establecido porque también se debe valorar el mérito y el esfuerzo. Por otro lado, como buen economista que eres, estarás de acuerdo conmigo que las retribuciones percibidas por pensiones, deberían estar todas exentas del IRPF, puesto que si está basado el sistema en la solidaridad intergeneracional es volverlas a gravar nuevamente con el citado impuesto. Ya tributamos los pensionistas en su día y ya tributan los trabajadores activos actualmente. Lo mismo pasa con los ahorrillos de los Planes de Pensiones que cada uno haya podido hacer, puesto que en el IRPF, al rescatarlos, de nuevo vuelven a tributar como restas del trabajo. Yo a mis amigos les aconsejo que no metan ni un chavo en esos fondos porque salen perdiendo, es mejor pagar a Hacienda lo que te corresponda cada año. Los pequeños y esforzados ahorradores nos vemos, casi siempre, penalizados por este tipo de leyes que, dicho en otras palabras, son un auténtico engaño.
    Sr. Carmona le sigo, suele estar bastante en sintonía con Vd. y le deseo lo mejor en un PSOE que vuelva a ser socialdemócrata, sin complejos.
    Un cordial saludo.
    David García Sanz
    DNI: 13.059.094Q

    1. Tal vez mi escrito es un poco ácido y me haya dejado levar por los momentos convulsos que vivimos, pero en él no trato, ni se me ocurriría, de ofender a a nadie. Con la discrepancias, bien encauzadas, se avanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *