Editorial “Guindos refutado”

Los parlamentarios europeos han refutado a Luis de Guindos como candidato a ser vicepresidente del Banco Central Europeo. Un varapalo que tiene más relevancia moral que influencia real.
El Banco Central Europeo presume, de forma tácita y expresa, de su autonomía de los gobiernos y su independencia de los poderes económicos. Luis de Guindos es el Gobierno de España y ha participado en la dirección de una Lehman Brothers quebrada.
Le salva que el puesto de vicepresidente del BCE es designado por el Eurogrupo, es decir, por el Consejo de Ministros de Economía, compañeros de otros gabinetes, sus homónimos departamentales.
Pero el portazo de los parlamentarios europeos a Luis de Guindos revela una contradicción en sí misma. La influencia del poder ejecutivo sobre el Banco Central Europeo le resta autonomía y, en mayor medida si cabe, si el candidato a ser elegido no solo ha formado parte sino que forma todavía parte, de uno de los gobiernos de los que trata de ser autónomo.
Para mayor abundamiento, resulta llamativo que una persona que ha sido directivo de uno de los bancos de inversión más importantes del mundo, quebrado por su forma de gestionar los fondos, responsable por lo tanto de una cuota parte de la hecatombe financiera última, sea vicepresidente del banco que tiene que ordenar el sistema financiero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *