Editorial “Granados y el amor”

Granados salpica la honorabilidad de propios y extraños. Tiñe de humo de amoralidad las relaciones sentimentales y no aporta ni una sola prueba sobre el sexo y la guerra. No se da cuenta de que son ámbitos separados las cuestiones sentimentales y las políticas.
Independientemente de que sea falso lo que dice de la relación sentimental entre una y otro, es pura basura inútil caminar hacia este tipo de desprestigios. Basura porque lo es e inútil porque este país no castiga los deslices de alcoba.
Es más relevante Granados como levantador olímpico de la manta de la corrupción del PP. Y González, con tal de salvar su trasero, se lleva la medalla de plata de la delación entre los unos y los otros.
¡Pero qué gente nos ha estado gobernando Madrid! Y, lo que es peor, me viene a la cabeza los insultos e improperios que vertían los diputados del PP cada vez que un socialista ponía sobre la mesa las pruebas de los delitos que ahora reconocen.
Impunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.