Editorial “Choque entre independentistas”

Cuando el enemigo se equivoca, conviene no distraerle. Una máxima que no suelen practicar Mariano Rajoy y, sobre todo, Soraya Sáenz de Santamaría. Más propensos a la aplicación de la legalidad en términos estrictos, a veces puritanos, poco sofisticados.
La grieta que se ha abierto entre ERC y JxCat es cada día más grande. El primer enfrentamiento interno se produce en la parte más derechista de la relación: JxCat. No son lo mismo los diputados partidarios de Puigdemont que aquellos que están hartos del histerismo característico de un líder que pasará a la historia como la referencia de la nada.
ERC, por su parte, ya apuntó maneras en relación a residenciar en la opinión de los letrados el hecho de que Puigdemont pudiera estar en el debate de investidura de forma telemática. Los letrados refutaron esta propuesta y, sin embargo, el expresidente insiste, corriendo el riesgo de quedarse fuera del mapa.
La jugada de Torrent ha tenido una firme aliada en Soraya Sáenz de Santa María. Torrent publicó en el boletín oficial su propuesta de que fuera Puigdemont el candidato, a sabiendas, no les quepa la menor duda, de que esa decisión si se publicaba iba ser impugnada por el Gobierno de España, previo informe del Consejo de Estado, y eso acarrearía la amortización definitiva de Puigdemont.
Caín no era tan sofisticado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *