Editorial “Chantaje periférico”

El PNV dice que no apoyará el Presupuesto General del Estado hasta que el PP no cambie su política en Cataluña. Política que, de por sí, es cuando menos escasamente inteligente. Sea como sea, partidos de un solo libro paralizan el Presupuesto de todos los españoles.
Me dirán: casi mejor no tener Presupuesto que esperar una cuenta pública del PP. Les contestaría: el Presupuesto que se aplicará será el antiguo prorrogado… del PP. Nos dirán: ¿y qué hace España sin Presupuesto?
Ya está bien de que palitos pequeños paralicen el funcionamiento de toda una maquinaria. Por muy legítimas que sean las reivindicaciones de los pequeños partidos. Organizaciones que me merecen todo el respeto y mi defensa publicada de la libertad de exponer sus reivindicaciones.
Pero paralizar las nuevas cuentas de un país a cambio de cambiar la política periférica, para bien o para mal, es todo un chantaje. Cuestionar el todo para el beneficio (supuesto) de una parte es cuando menos amoral.
Todos convenimos que el consenso es un factor de desarrollo de los pueblos, de estabilidad institucional y por lo tanto de prosperidad económica y social. Estamos de acuerdo que ha sido, el consenso, una de las bondades o activos de la política española.
Pero algunos confunden el consenso con el chantaje. La reivindicación con la deslealtad. La prosperidad con el interés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.