Exclusiva. Carolina Alonso (Unidas Podemos): la señora Ayuso es especialista en provocar “emergencias” (I)

Carolina Alonso (Unidas Podemos): la señora Ayuso es especialista en provocar “emergencias”

Carolina Alonso es portavoz de Unidas Podemos en la Asamblea de Madrid. Además, también lo es de su partido en la Comisión de Vigilancia de las Contrataciones. Conoce, por tanto, a la perfección –o casi— cómo Isabel Díaz Ayuso, el PP y sus ‘aliados’ manejan las finanzas de la Comunidad madrileña.

Con ella hemos hablado, abarcando una variedad de asuntos que van desde la gestión de las contrataciones, pasando por los fondos europeos. También, la situación de la Sanidad y la Educación en la región. Asimismo, cómo la formación morada quiere abordar el cumplimiento de la futura Ley de Vivienda. Igualmente, sobre el futuro de la izquierda, tan dividida en la Comunidad de Madrid.

Para Carolina Alonso, Díaz Ayuso es una especialista provocando “emergencias” para favorecerse de ellas. Ésa fue una de las afirmaciones ‘estrella’ de la dirigente morada. Nos lo explicó con ejemplos. Le gusta poner ejemplos porque ciertos temas son “engorrosos”, pero se entienden bien cuando se ponen casos concretos.

¿Cómo se hace el control de las contrataciones?, para que los ciudadanos, para que nuestros lectores, sepan cómo se hace ese control.

La Comunidad de Madrid, cuando hace algún tipo de contrato, tiene que, simplemente, cumplir la ley: la ley de contratos del sector público. Debe seguir una serie de normativas en base a esta norma y darles publicidad, en el sentido de que lo tienen que subir al portal de la contratación pública de la Comunidad de Madrid.

Luego existe, es verdad, un portal de transparencia. Pero, donde tienen la obligación, por ley, de subir los contratos para que todo el mundo los vea es al portal de la contratación pública. No solo los diputados, sino que cualquier ciudadano pueda acceder a esos contratos.

Simplemente tienen que acceder a la página de contratación pública de la Comunidad de Madrid y ponerse a buscar.

¿Cuál es el problema que hemos visto últimamente? Voy a hablar exclusivamente de este Gobierno de la señora Ayuso. Podríamos remontarnos más atrás acerca del tema de la corrupción galopante que ha habido justamente en la Comunidad de Madrid. Hablaríamos de la Púnica, de la Gürtel

En el caso de Isabel Díaz Ayuso, con la pandemia, era una situación de emergencia y entendíamos que se utilizase la fórmula de los contratos de emergencia. Estos son un tipo de contrato en los que se saltan muchos pasos que normalmente un contrato del sector público tiene, en aras de una emergencia.

La Comunidad de Madrid ha hecho uso y abuso de este modelo porque pasa muchos menos controles y se puede adjudicar a dedo. De manera bastante más discrecional. Y ha venido utilizando esta fórmula de forma abusiva, e incluso ahora, que ya no estamos en la situación que estábamos en marzo de 2020. Y sigue utilizándose esta fórmula contractual agarrándose a la crisis del Covid.

¿A partir de qué momento se deja de estar en esa situación de emergencia para que se utilice este tipo de contratos? ¿Dónde estáis percibiendo que se está aplicando de manera fraudulenta, en definitiva?

A partir del verano de 2020 ya no había una justificación para estar abusando de esta fórmula. Además, estamos viendo que no solamente para la Consejería de Sanidad. La están utilizando en todas las consejerías.

Por poner un ejemplo. En la vuelta al cole de 2020, la Consejería de Educación hizo uso y abuso de este tipo de modelo de contrato.

Creemos que lo que hace la señora Ayuso es dejar pasar el tiempo, que le coman los plazos para luego decir que es urgente. ‘Se me ha pasado el tiempo de planificación’.

Todo el mundo sabe que en septiembre los niños vuelven al colegio. Pues se planifica, se sacan los contratos con tiempo… No, no, no. ‘Que me pille el toro en septiembre y así ventilo todo lo que tenga que ventilar a golpe de contrato de emergencia’.

Además, falta información, tarda muchísimo en colgar los contratos en la página web desde que se presta el servicio, incluso a toro pasado. Teóricamente, los contratos hay que colgarlos antes de que se ejecuten. Nos estamos encontrando que no es para nada así.

Encima, el tema es un poco farragoso y a veces es mejor utilizar ejemplos para que todo el mundo lo pueda entender.

En febrero de 2021 la Consejería de Cultura y Turismo sacó un patrocinio para unas jornadas de turismo de un diario, a OKdiario, un periódico que no es especialista en turismo. Para ello, la Consejería dio un patrocinio de 50.000 euros.

Puede resultar escandaloso o poco ético porque es un periódico que presta bastantes servicios a la señora Ayuso. Está muy a favor de todo lo que hace, incluso la acompañó en el viaje a Nueva York.

Ese patrocinio que podía resultar controvertido no apareció en la web de contratación pública hasta julio de 2021, pasadas las elecciones.

Lo descubrí haciendo unas revisiones y lo llevo a comisión. Estamos viendo que hay una nueva forma de corrupción. Nuestra teoría es que al PP le han pillado tantas veces con las manos en la masa que tiene que ir refinando (risas por triste que resulte).

Ahora, lo que hace la señora Ayuso es repartir dinero público a las cuatro empresas amigas cercanas al Partido Popular y que son las mismas que se repiten una y otra vez en las contratas.

De hecho, con los fondos Covid, que han venido del Gobierno del Estado. La Comunidad de Madrid ha recibido 3.500 millones de euros, probablemente del Ministerio de Asuntos Sociales, para afrontar el tema de las residencias. También, para hacer frente a la emergencia alimentaria en su momento.

Hemos visto que ese dinero no se ha destinado a lo que debería haberse destinado y han utilizado los fondos Covid para pagar muchas cosas que son Covid y no Covid.

¿Quién dice que no se pueden emplear los contratos de emergencia desde el verano de 2020? ¿Lo dice alguna norma?

Lo dice el sentido común porque, como te digo, ellos han refinado mucho. Justifican la emergencia haciendo que se convierta en una emergencia. Si tengo que diseñar una vuelta al cole en septiembre, en junio sé que tengo que hacerlo. Pero no hago nada y me pilla finales de agosto y, entonces, es verdad que se convierte en una emergencia. Entonces meto contratos de emergencia, pero podía haberlo hecho antes.

¿A qué se tienen que destinar estos fondos europeos?

Nosotros pedimos que se destinen a un cambio del modelo productivo dentro de la Comunidad de Madrid. Necesitamos empleo verde y de calidad.

Hay algo que se puede observar en el mercado de trabajo madrileño y es que hay una alta tasa de precariedad laboral y de movilidad de trabajadores debido a esa precariedad.

¿Por qué? Porque tenemos, sobre todo en la franja de edad de la gente más joven, unos índices de paro juvenil bastante altos. Especialmente, en una región como Madrid que saca el pecho de ser el motor de España. Esa tasa está por encima del 30%.

Además, uno de cada tres contratos en esa franja de edad son contratos precarios y temporales.

Vemos que es difícil que haya una estabilidad laboral y una estabilidad de vida económica. Por eso, una de las cuestiones que más hay que trabajar en la Comunidad de Madrid es la precariedad laboral y crear trabajos de calidad.

Pero Bruselas ha puesto una serie de condiciones para el empleo de esos fondos.

Sí, pero se pueden utilizar. Lo que queremos es que se utilicen para reindustrializar la Comunidad de Madrid en un empleo verde.

Es una oportunidad que tenemos que aprovechar, no en poner parches, no en que las empresas de siempre relacionadas con el ladrillazo y con el sector más turístico sean nuevamente las beneficiadas. Más bien, aquellas capaces de cambiar el modelo productivo, dar valor añadido, empresas arraigadas al territorio y que ofrezcan empleos y de calidad, que es lo que necesita Madrid.

Si miramos los datos del Ministerio de Trabajo, nos están diciendo que somos la comunidad autónoma que vamos a la cola en recuperación de empleo desde marzo de 2020. Es decir, el mantra de la señora Ayuso de que económicamente y en empleo Madrid va muy bien es mentira.

Estamos recuperando menos empleo que otras comunidades autónomas, estamos a la cola y, además, el empleo que hay aquí es precario. Sobre todo, tratándose de los jóvenes y de las mujeres.

En el mercado laboral madrileño hay una gran brecha de género. La precariedad laboral y la desigualdad tienen rostro de mujer en la región. Ése es otro tema en el que habría que tomar cartas en el asunto.

Lo que pasa es que la señora Ayuso tiene un aparato de propaganda tal que puede decir lo que quiera.

En cambio, en vez de crear empleos de calidad, desmantela la Atención Primaria, no invierte en salud mental, las medidas anticovid están completamente relajadas… ¿Qué dice Unidas Podemos en Madrid ante eso?

Respecto al tema de las medidas anticovid, es verdad que ya estamos en una situación mucho mejor. La vacunación ha hecho muchísimo para que estemos en esta situación. También hay que agradecerlo a la sociedad española, que ha sido ejemplar para irse a vacunar.

Pero, claro, en la Comunidad de Madrid tenemos un problema y es que la señora Ayuso levanta todo tipo de restricciones menos a la Sanidad y a la Educación. Tiene restringidos todos los fondos e inversiones.

Los centros de salud son los puntos de acceso más cercanos que tienen los ciudadanos a la Sanidad Pública. Era desde donde se tenía que haber diseñado todo el tema del rastreo o la prevención.

En cambio, lo que se ha hecho es degradar la Atención Primaria, cerrar las urgencias desde el inicio de la pandemia. No se han abierto las urgencias en los centros de salud. Se ha reducido el personal sanitario en un momento muy delicado y todavía seguimos con la atención telefónica.

Tenemos unas listas de espera de una semana para que te atiendan telefónicamente y de quince días si quieres que te atiendan de forma presencial.

Esto es una auténtica vergüenza en una región como Madrid, que se esté en estas condiciones.

Vemos otras regiones que tienen la Atención Primaria en el centro de la Salud Pública y han podido hacer frente a esta situación mucho mejor.

Y es que el modelo del Partido Popular es cargarse la Atención Primaria. ¿Por qué? Porque es la única parte de la Sanidad madrileña que todavía no está privatizada ni externalizada.

Entonces, no la quieren. Quieren que la gente vaya directamente al hospital. Es decir, eliminan por completo la prevención. Prevención sería Atención Primaria, salud mental, derivaciones a especialistas.

Quieren que vayas a los hospitales, unos hospitales que se están llevando mucho dinero público. Sobre todo, como sabéis, Quirón Salud y la Jiménez Díaz, que se están llevando los recursos de la Sanidad pública madrileña.

Precisamente una de las condiciones que impuso Bruselas para al menos este primer desembolso de los fondos europeos era que un porcentaje alto de ellos se destinará a restaurar el sistema de salud y, sobre todo, a la prevención del coronavirus.

Desde luego. En Madrid es urgente porque tenemos la Sanidad y la Atención Primaria bajo mínimos. De hecho, las movilizaciones están ahí.

Evidentemente, habría que reforzar la Atención Primaria, habría que abrir las urgencias, las listas de espera, etcétera. Ésa es una parte, la Atención Primaria.

Otra parte de la que no nos podemos olvidar es el asunto de las residencias de mayores. Parece que aquí todo el mundo se ha olvidado de que han fallecido 7.000 personas en residencias de mayores en apenas dos meses al inicio de la pandemia.

Esto es por el modelo desastroso que tenemos en la Comunidad de Madrid de cuidado de nuestros mayores, yo diría de falta de respeto hacia nuestros mayores.

¿Unidas Podemos va a judicializar todo esto?

Estamos en colaboración con Marea de Residencias y Pladigmare, que son asociaciones de familiares de residentes. Ya han puesto una querella. Pero más que judicializarlo, nosotros a los dos meses, cuando volvimos otra vez al Parlamento en la primavera de 2020, presentamos una ley de residencias en la Asamblea de Madrid. El Partido Popular, Ciudadanos y Vox bloquearon su tramitación. Es decir, no permitieron ni siquiera que se debatiese.

Por otro lado, tenemos un sistema de cuidados de residencias que está en manos de fondos buitre en la Comunidad de Madrid. Se llevan un montón de dinero público y luego no dan un buen servicio a nuestros mayores.

De hecho, las críticas, los problemas y las quejas dentro de las residencias de mayores vienen desde años atrás, de antes del Covid.

Por ejemplo, Vitalia Leganés se llevaba un millón de euros al año de beneficios de dinero que recibía de la Consejería de Servicios Sociales. Fue una de las residencias donde más mortalidad hubo en los primeros meses del Covid. De hecho, se creó una plataforma de afectados solo de esa residencia.

El sistema en Madrid es vergonzoso. Hay otras comunidades donde hay muchísimo más porcentaje de residencias públicas que aquí y donde los mayores están mucho mejor tratados y no ha habido los índices de mortalidad que en Madrid.

Otro ejemplo, Asturias. Es una región donde la media de edad es muchísimo más alta que en la Comunidad de Madrid. Es decir, hay muchísima más gente mayor que aquí. Ahí podría haber habido un gerontocidio porque hay muchísimas personas mayores que viven en residencias y es una población muy envejecida.

Sin embargo, no ha habido tantos brotes como en la Comunidad de Madrid, donde no hay tanta gente mayor para la población que tenemos.

Esto es porque en Asturias el sistema público de residencias es muchísimo más potente que aquí. Hay muchas más residencias públicas y se invierte muchísimo más dinero en servicios sociales que en Madrid.

(Continuará)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.