Cantabria confina todos sus municipios

Cantabria confina todos sus municipios

El Gobierno de Cantabria ha decidido confinar todos los municipios de la región desde la tarde de ayer y hasta el 18 de noviembre. La región está en situación de riesgo alto por la Covid-19, con récord de contagios y fallecimientos en los últimos días.

La región está en nivel de alerta 3, con una incidencia acumulada de covid en los últimos 14 días de 428 por cada cien mil habitantes. En 7 días, de 230 por cada cien mil habitantes.

A través de un decreto, el Gobierno cántabro recoge la prohibición de la movilidad de los municipios hasta las 00:00 horas del 18 de noviembre. Inicialmente se dijo el 9 de noviembre y la prórroga del cierre comunitario hasta el mismo día.

La decisión llega después de que la Justicia suspendiera este martes “cautelarmente” la eliminación de las vacaciones escolares entre el 2 y el 6 de noviembre que se había decidido la pasada semana, con el objetivo de reducir la movilidad en la región.

Desde ayer por la tarde, en Cantabria sólo se permitirá la movilidad entre municipios por causas de fuerza mayor y justificadas. El Ejecutivo pide que las salidas sean utilizadas “con mucha prudencia” por los ciudadanos y solo en el caso de que sea “absolutamente necesario”.

Las nuevas restricciones establecen que en Cantabria se cerrará el consumo en el interior de los establecimientos de hostelería. El público solo podrá estar en las terrazas, aunque se podrá recoger comida para llevar. En locales comerciales minoristas y de actividades de servicios profesionales el aforo máximo será de un tercio.

También se reducirán los aforos en eventos y mercados al aire libre, además de museos, teatros, cines, o equipamientos culturales. Se suspenden actividades en ludotecas o centros de ocio juvenil.

Se prohíben visitas en residencias de estudiantes, mientras que en polideportivos y pabellones se podrá hacer actividad física en grupos hasta seis personas con aforo de un tercio.

El toque de queda sigue igual, de 00:00 a 6:00 horas. Tampoco habrá cambios en el número máximo de personas para los grupos (seis), ha avanzado el presidente, Miguel Ángel Revilla.

El dirigente ha explicado que el objetivo de las medidas es doblegar la curva de contagios. Agregó que la situación es “muy complicada”. La región tiene una positividad de pruebas de 13,3 por ciento, que implica un riesgo alto.

Por su lado, la ocupación hospitalaria está en un 10,5 por ciento, mientras que la de camas UCI es de un 15,5 por ciento, niveles altos. Las previsiones que maneja el Gobierno de Cantabria para los próximos días no son “especialmente buenas” porque hay un elevado número de positivos nuevos cada día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.