La calidad de los contratos y su duración mejoran

La calidad de los contratos y su duración mejoran

Gracias a la reforma laboral, no sólo se está creando empleo en España, sino que están mejorando la calidad de los contratos y su duración.

Así lo trasladó José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, en la rueda de prensa para avanzar la afiliación a la Seguridad Social en setiembre.

Así, destacó que, en la actualidad, el 83% de los afiliados cuenta con un contrato indefinido, un 14% por encima de los años prepandemia.

Asimismo, entre los menores de 30 años este incremento alcanza los 32 puntos. Se pasa, por tanto, del 37% de la media de setiembre del período 2017-2019 al 69% en setiembre de este año.

En ese sentido, señaló que actualmente hay 1,7 millones de afiliados más con contratación indefinida que en los años previos a la pandemia.

Aclaró que en esa cifra se incluyen los contratos indefinidos clásicos y los contratos fijos-discontinuos.

“La transformación de contratos temporales a fijos es mayoritariamente hacia indefinidos y una parte se transforma en fijos-discontinuos”, puntualizó.

Por otro lado, explicó que esta mejora de la calidad de los contratos ha llevado también a un incremento de su duración media.

De este modo, lo que va de año se han suscrito más de 600.000 contratos de más de 30 días que durante el mismo periodo de 2019.

Asimismo, Escrivá remarcó que el incremento la cantidad y la calidad del empleo conlleva un crecimiento “sostenido” de los ingresos por cotizaciones sociales.

Así las cosas, en agosto, el aumento anual acumulado se cifró en el 9%, cuando en julio y junio fue del 8,6% y 8%, respectivamente.

Con estos datos, apuntó que el incremento de ingresos por cotizaciones está en un 2,6% por encima del aumento del gasto en pensiones.

De esta forma, según el ministro, se refuerza la sostenibilidad del sistema de la Seguridad Social.

2 thoughts on “La calidad de los contratos y su duración mejoran”

  1. La realidad es la que es y el trabajo de la derecha consistió siempre en empujar contra los trabajadores y sus derechos los procesos legislativos de modo que su deterioro acabara encauzándose hacia los bolsillos de los más ricos. Cada uno tiene su papel en este reparto estatal y con más o menos estilo se dedica a representarlo, aunque lo único importante son los ciudadanos en su mayoría sin dejar de respetar jamás a las minorías, pero evitando que el poder de sus recursos se imponga hasta colocar sus intereses en el foco de ideario colectivo. Con la religión y el clericalismo se ha demostrado siempre, y en particular en España, a través de su rancia cultura, como se convence a las víctimas para legitimar a sus verdugos, de modo que si no prestamos atención podemos terminar creyendo que solo los intereses de los más fuertes son los que protegen los nuestros.

    1. Estoy totalmente de acuerdo con usted. Durante la autocracia, la época burguesa, los ricos y la burguesía convencían a la clase trabajadora de que ellos eran los que protegían los intereses de los más necesitados dándoles un mendrugo de pan, que sin ellos aparecería el caos. Y muchos de esos ricos y burgueses siguen actualmente, mentalizando a los trabajadores menos preparados de que tienen que seguir estando protegidos por ellos. Este tipo de sometimiento existe todavía en los pueblos y en los campos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.