Las cadenas de televisión de EEUU cortaron la comparecencia de Trump por mentir

Las cadenas de televisión de EEUU cortan la comparecencia de Trump por mentir

Jamás se había visto lo vivido el jueves (en Estados Unidos) con Donald Trump, futuro ex presidente de Estados Unidos, tratándose de agarrar a la Presidencia a costa de lo que sea. Pero no por inédito es menos vergonzoso lo que lo motivó.

El todavía mandatario estadounidense convocó una comparecencia en la Casa Blanca en la que, con tono casi institucional, continuó acusando a Biden y los demócratas de fraude electoral. Es vergonzoso, no sólo porque no aportaba prueba alguna, sino que lo hizo aprovechándose del atril presidencial para lanzar sus calumnias.

Que lo haga en un mitin puede resultar ‘permisible’, aunque no por ello menos censurable, pero ya estamos acostumbrados a ello. Que lo haga sirviéndose de una institución que representa a todos los ciudadanos estadounidenses es simplemente intolerable.

Y eso que aún no se conocía que Joe Biden encabezaba los escrutinios en Pensilvania, ni Arizona, ni Georgia. Las cadenas de televisión que cubrían la comparecencia dijeron ‘basta’.

MSNBC, ABC, CBS y NBC interrumpieron la emisión después de que verificación de datos constatara la falsedad de las afirmaciones de Trump. El presidente insistía en que los demócratas intentaban “robarle” las elecciones.

Brian Williams, presentador de MSNBC argumentó que el discurso del magnate neoyorquino “no se basa en la realidad”. Calificó el hecho de “peligroso”.

Por su lado, Shepard Smith, de CNBC, aseguró que “lo que el presidente de Estados Unidos está diciendo es, en su mayor parte, completamente falso”.

Apenas aguantó unos minutos más la CBS, a la vez que sólo la CNN y Fox News emitieron la rueda de prensa íntegramente. Sin embargo, la CNN mostró un rótulo advirtiendo: “Sin pruebas, Trump dice que le están engañando”.

Tal es el despropósito que incluso pesos pesados del Partido Republicano –algunos senadores y también gobernadores— han mostrado su completo desacuerdo con lo hecho por el inquilino de la Casa Blanca. Una vergüenza para la mayor democracia del mundo.

A primera hora la tarde de ayer (en España) se supo que Pensilvania se inclinaba por el azul. Con ello se daba un paso definitivo a que Biden se convierta en el cuadragésimo sexto presidente de Estados Unidos. Con todo, los escrutinios no han terminado. No se sabe si Trump lo soportará y llorará y llorará hasta enfermar. Y puede hacerlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.