El Butano, en huelga

El Butano, en huelga

Los sindicatos del sector del butano convocan varios días de huelga para los próximos meses de diciembre y enero. Más en concreto, UGT FICA, CCOO de Industria y USO de Repsol Butano. Lo hacen por el anuncio hecho del cierre de 16 centros de oficinas comerciales.

El primero de estos sindicatos ha señalado en un comunicado que los días de huelga del butano en Repsol serán del 9 al 12 de diciembre y del 21 de diciembre al 9 de enero.

En su comunicado, explican que la decisión se toma por el anuncio, el pasado setiembre, de cerrar todas las oficinas de las áreas comerciales. Se trata, dicen, de “una decisión premeditada y unilateral que afectará de manera directa a más de cien trabajadores”.

Según UGT, la dirección de la compañía actuó “de manera activa para que no existiera ninguna posibilidad de dialogar y consensuar una salida al conflicto”. Ha mostrado, continúan, “desde el principio una absoluta falta de voluntad para buscar soluciones acordes con una compañía de esta envergadura”.

Además, indican que Repsol tiene intención de desprenderse “demás activos de la compañía y hacer un cambio en el modelo de negocio”. Sin embargo, sostienen, Repsol Butano “año tras año demuestra su fortaleza con los resultados económicos conseguidos”.

Desde el sindicato destacan que la compañía gasística trata de “justificar la decisión en la disminución de ventas tras deshacerse y traspasar 600.000 puntos de suministro a Gas Natural en 2015”.

Este hecho supuso “un ajuste de personal a través de un proceso de despido colectivo para 226 trabajadores”. También representó “el cierre de cuatro centros y el traspaso forzoso de 47 trabajadores”.

Según detallan, conocen la situación en Repsol, “por los resultados de otros negocios afectados por la pandemia”. Asimismo, “por el precio del petróleo y por el valor de la acción en el mercado de valores”.

En cambio, afirman que el sindicato “no puede aceptar que la solución a estos problemas sea cerrar centros de trabajo y reduce la plantilla de un modelo de negocio que funciona de forma rentable”.

En UGT opinan que el cierre de las oficinas comerciales y la reestructuración administrativa solo es “el inicio de un proceso de reducción del negocio comercial”. Éste, “a día de hoy”, el butano “sigue siendo un servicio considerado esencial para la ciudadanía”, concluyen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.