“Busque y compare”, por Francisco Estepa Vílchez.

Francisco Estepa Vílchez.

Debo confesar que cuando me cruzo por la calle con algún padre o madre acompañando a su hijo o hija a la salida del colegio, me produce un sentimiento de esperanza y alegría, aunque también me pregunto si nuestra generación lo estará haciendo bien para que ellos, esos niños y niñas que dirigirán el destino de nuestras ciudades y países, se eduquen en los valores y con los ejemplos más beneficiosos para el bienestar de nuestra sociedad.

Tal vez estemos en la sociedad con más información de toda la historia, pero también estamos rodeados de mentiras y manipulación interesada por parte de grupos con intereses oscuros, para las que quizás no estamos preparados por el rápido cambio social que Internet está provocando. Me gustaría pensar, que en el futuro, esos niños y niñas que hoy van a la escuela,  estarán más preparados para distinguir la verdad o la manipulación con mentiras y medias verdades. Veo lo que está ocurriendo en las elecciones de Estado Unidos y me parece increíble que en una Nación que presume de Democracia, su Presidente pueda pedir que el voto de millones de americanos no sea computado por haber sido emitido por correo. Me parece un ataque ultrafascista a la Democracia y al pueblo norteamericano, pero tengamos presente que Trump ronda los 70 millones de votos.

Por otra parte, analizando la gestión de la pandemia en nuestro país, veo como hay dos formas de afrontar la crisis. Una de ellas con medidas, más o menos impopulares según a quienes afecten, pero que van acompañadas de fondos públicos para ayudar a las familias, los trabajadores o las empresas. Personalmente y aún con los presupuestos de la etapa del Partido Popular de “M. Rajoy”, considero que el Gobierno de España está consiguiendo ayudar a muchas familias y que el próximo año, con unos nuevos presupuestos sociales y con las ayudas de Europa, se podrá reducir el terrible impacto de la pandemia en las economías de millones de familias, aunque será insuficiente para muchos.

Pero también, analizando la respuesta de los gobiernos autonómicos, veo como en Andalucía, por ejemplo, se destinan 11 millones del fondo COVID al “Show” de Bertín Osborne, en lugar de contratar rastreadores, o como se ponen restricciones en la hostelería que está soportando pérdidas y un coste adicional, pero no se ponen más recursos en las residencias de mayores, los transportes públicos, en los centros de salud o en las oficinas de la administración. Tengo la impresión de que es muy fácil luchar contra la COVID con el dinero de los empresarios y los trabajadores, pero sin mejorar las plantillas de sanitarios o en la educación pública, aunque para la concertada si le destina casi 50 millones para 1.300 profesores que no necesitarán superar unas oposiciones para entrar a trabajar… ese es el modelo liberal conservador. En Andalucía, la “Junta del cambio” que defiende el PP está totalmente representada por su Consejero de Salud, cuya mejor respuesta es “busque, compare y si encuentra algo mejor… cómprelo” y que debería ser su próximo eslogan de campaña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.