La caída brutal del transporte de mercancías augura una recesión

La caída brutal del transporte de mercancías augura una recesión

El transporte de mercancías es una de las actividades cuyo índice, junto a otros, muestra cómo va la economía. Desde septiembre de 2019, éste, y esos otros, cae considerablemente, lo que augura un frenazo en la exportación e importación.

Entre las razones que han llevado a ello, destaca la desaceleración, motivada por la incertidumbre suscitada por la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

Uno de esos indicadores es el Índice Báltico Seco (Baltic Dry Index), que mide a diario la evolución del precio del transporte de mercancías por mar. El de las materias primas. Se elabora mediante encuestas a los administradores de los cargueros en base a las tarifas que se aplican a los clientes.

Así, cuando los precios caen es porque cae la demanda de los productos a transportar y, consecuentemente, cae la producción y sus actividades económicas relacionadas.

En la serie histórica de este indicador encontramos que ha caído hasta los 425 puntos. Esto no sucedía desde marzo de 2016 y se desploma más de un 80% desde los máximos de septiembre.

A ello se une ahora la crisis provocada por el coronavirus en China. La actividad del país asiático se ha paralizado en una gran parte y, por extensión, en todo el mundo.

Ese es el contexto que dibuja la mayor naviera del mundo, la danesa AP Moller Maersk, en la presentación de sus resultados. En el ejercicio 2019 ha sufrido unas pérdidas de 78 millones de euros, cuando en el año anterior presentó unos beneficios de 3.000 millones.

El transporte de mercancías está sufriendo una caída brutal. “El brote del virus plantea un riesgo económico para las operaciones de Maersk y sus volúmenes comerciales”, admite la naviera. Pero ahí no acaba el asunto.

Las perspectivas cara a 2020, avisa, “están sujetas a incertidumbres significativas y afectadas por el actual brote de coronavirus en China”. La visibilidad de lo esperado en 2020, advierte, se ha reducido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *