Bruselas enfría la economía española

Bruselas enfría la economía española

Después de cinco años de expansión, hay indicios de una suave desaceleración.
En sus previsiones de otoño, la Comisión Europea baja dos décimas la previsión de crecimiento de la economía española tanto en 2018 como en 2019, situándolo en el 2,6% y el 2,2%, respectivamente. también aumenta la previsión del déficit público para el año próximo hasta el 2,1% del PIB.

Esto es tres décimas por encima del objetivo del Gobierno español y ocho respecto al acordado con la Unión Europea. A pesar de ello, Bruselas no cree qué España cierre el año con un desvío de las Administraciones Públicas del 2,7% del PIB, lo que está en sintonía con las previsiones del Ejecutivo. En cualquier caso, se trataría de cinco puntos por encima de la senda acordada del 2,2% por el Gobierno anterior.

Para este análisis del crecimiento de la economía española se ha tenido en cuenta el plan presupuestario que envió el Gobierno de Pedro Sánchez. la Comisión tiene ciertas dudas acerca de los ingresos por los nuevos impuestos: la tasa digital y el gravamen a las transacciones financieras. También por el impacto fiscal del aumento del salario mínimo interprofesional.

El informe dice que “ahora, en su quinto año de expansión, la economía española ha empezado a mostrar señales de una suave desaceleración en la primera mitad del año”. confirman que el ritmo de crecimiento en el primer semestre se mantendrá durante la segunda mitad de 2018, por las medidas que se incluyen en los Presupuestos Generales del Estado de este año, que respaldan el consumo privado y que se retraería de no ser así.

Es la ralentización del consumo privado la principal causa que explica la desaceleración, dice Bruselas. No obstante, la “sólida” expansión del empleo y el incremento “acelerado” de los salarios “deberían seguir apoyando el aumento de la renta disponible”.

El ritmo de reducción del déficit público hasta el 2,7% en 2018 se irá frenando a causa de la subida de las pensiones, el incremento de los salarios de los funcionarios y la bajada del IRPF a las rentas más bajas.

Hasta el 2,1% caerá el déficit en 2019 por el “firme” crecimiento económico y el impacto neto de los PGE para ese año, asegura la Comisión. No obstante, “hay incertidumbre sobre el rendimiento de algunos de los nuevos impuestos, así como sobre el impacto fiscal del incremento planeado del salario mínimo”, se cuestiona. El informe también menciona que la gestión de Aigües Ter Llobregat, alguna las medidas de gasto que no han sido “totalmente ejecutadas”, podría tener impacto sobre las previsiones del déficit público.

Bruselas prevé que el desempleo continuará bajando hasta situarse en 2020 en el 13,4%, pero que la creación de empleo irá sufriendo un freno a causa de la desaceleración de la demanda final y el efecto “amortiguador” del aumento del salario mínimo. Los salarios repuntarán en 2019 y luego se moderarán aunque seguirán incrementándose por encima de la inflación en 2020.

Respecto a esto último, a partir de 2019 también se moderará después de haber aumentado un 2% en 2017 y pese al incremento “gradual” de la inflacion subyacente, que se situará en el 1,7% en 2020.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *