Brexit: no hay acuerdo

Brexit: no hay acuerdo

Se acerca al 31 de diciembre, límite para la separación definitiva tras el Brexit y las posiciones de Reino Unido y Unión Europea siguen igual. Ni Michel Barnier, el negociador por parte de la UE, ni David Frost, por parte británica, logran acercar posturas.

Barnier tiene claras las líneas rojas para negociar en nombre de los Veintisiete y Bruselas rechaza de pleno revisarlas. De hecho, los jefes de Estado y de Gobierno del bloque comunitario apenas dedicaron diez minutos en el Consejo Europeo al Brexit.

Charles Michel, presidente del Consejo, no quería que en la reunión que mantienen las máximas autoridades de la Unión se colara este asunto. No obstante, reservó un breve punto de información a primera hora de ayer. Los líderes habían pasado toda la noche negociando asuntos del cambio climático.

Fue en ese foro en el que Ursula von der Leyen, la presidente de la Comisión Europea relató que las negociaciones estaban resultando “muy difíciles”.

Los tres principales obstáculos para alcanzar un acuerdo siguen sin hallar una solución. Estos son: las reglas de competencia, el acceso a los caladeros británicos y cómo se gobernará el propio pacto.

El pasado miércoles, la presidente europea cenó con Boris Johnson, primer ministro británico, constatando cuán alejadas están las posiciones. De ahí que reconociera ante los Veintisiete que es más posible que fracasen las negociaciones las posibilidades de salvar el acuerdo.

Y es que el plazo que se dieron en Londres y Bruselas para tomar una decisión expira mañana.

Con todo, ambos negociadores redoblaron esfuerzos para conseguir un pacto mínimo antes del sábado por la noche. Barnier, entonces, transmitirá a Von der Leyen sus conclusiones y ella y Johnson decidirán mañana.

Las dificultades no acaban ahí. Cualquier acuerdo que se alcance para evitar una ruptura abrupta el primer día de 2021 precisara de semanas para que se ratifique plenamente.

Se tiene que traducir a todos los idiomas de la Unión Europea y debe votarse, y aprobarse en, al menos, el Parlamento europeo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.