Botín pide una política económica mucho más activa

Botín pide una política económica mucho más activa

Una política económica más activa y consensuada para que las empresas inviertan y generen empleo, así como apoyar la temporada turística. Es lo que reclama Ana Botín, la presidente de Banco Santander. Unas políticas que sirvan para hacer frente en mejores condiciones al otoño.

Asimismo, pide que se cuente con un plan de ayuda de compra de vivienda para jóvenes. Estas son las principales líneas de actuación que propone Botín para afrontar la situación tras la crisis del coronavirus.

Ana Botín intervino en la cumbre empresarial que organiza la CEOE que arrancó ayer. Líderes de diferentes sectores participarán en una serie de encuentros. Se extenderá hasta el próximo 24 de junio.

En opinión de la presidente de Banco Santander, debe ser prioritario para el Gobierno, el sector privado y los agentes sociales mantener y generar empleo. Afirmó que los ERTE así de una herramienta que han evitado un colapso social.

Con todo, señaló, todavía hay alrededor de 6,5 millones de personas en paro. Esto representa casi el 50% de los ERTE. “Debemos ser capaces de crear una oportunidad para este colectivo y que consiga un puesto de trabajo digno”, apuntó.

En ese sentido, dijo, “cualquier iniciativa política pública debe someterse a examen. ¿Va a ayudar al tejido empresarial y a crear empleo? Si la respuesta no es rotunda, hay que replantearla”.

Mencionó expresamente la necesidad de apoyar al turismo, que representa el 12% de la economía española. Así, defendió, el sector turístico “tiene que conseguir una buena temporada turística que nos haga más fuertes de cara al otoño”.

En opinión de Botín, es posible un modelo de turismo sostenible y ecológico. Afirmó que algunos empresarios de ese sector ya cuentan con planes en esa línea.

Defiende una política económica que contemple ayudas al turismo

Esa política económica, explicó, debe contemplar un plan de ayuda de compra de vivienda para jóvenes. Muchos menores de 35 años están desempleados o sus contratos son precarios. “Así no pueden empezar una vida autónoma”, añadió.

Ya se ha comenzado a dialogar con el Gobierno para suprimir la barrera de aportar un 20% o un 25% del precio de la vivienda, entre otros aspectos. A juicio de la presidente de Banco Santander, “podría ser un gran mecanismo de generación de empleo directo e indirecto y mejoraría la convivencia intergeneracional”.

Estimó que suprimir esa barrera daría acceso a una primera vivienda a alrededor de medio millón de familias, creando, además, más de 1,7 millones de trabajos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.