Netanyahu, desesperado

Benjamin Netanyahu, desesperado

Reuven Rivlin, presidente saliente de Israel, encargó a Benjamin Netanyahu, primer ministro israelí en funciones, formar un nuevo Gobierno, pero fracasó.

En consecuencia, el encargo pasó a Yair Lapid, líder de la oposición. Y el mandato habría continuado cuando el 9 de junio Isaac Herzog se convierta en el nuevo jefe del Estado israelí. No hizo falta.

La cuestión es que el todavía primer ministro trata desesperadamente evitarlo, pidiendo a la derecha que se oponga a ese “peligroso gobierno de izquierda”.

Varias fuerzas políticas lograron este miércoles un acuerdo para desalojar del poder a Benjamin Netayahu tras doce años en el cargo.

Así, el líder de Likud ha escrito en Twitter que “todos los miembros de la Knesset que fueron elegidos con los votos de la derecha deben oponerse a este peligroso gobierno de izquierda”.

Además, ha acusado a Naftali Bennett, líder derechista y próximo primer ministro, de “vender” la región de Negev a la Lista Árabe Conjunta.

Así las cosas, Benjamin Netanyahu se ha reunido con miembros de su partido y con sus aliados. Estos últimos pertenecen en su mayoría a formaciones de extrema derecha y fundamentalistas religiosos. Son los casos de Judaísmo Unido de la Torá y Shas.

La intención del todavía primer ministro es fijar los próximos movimientos para evitar que se forme un nuevo gobierno. Apenas le queda una semana, cuando se prevé que sea investido Bennett.

Entre esas acciones, manifestaciones masivas contra la coalición que lidera Lapid. Mientras, cientos de personas se han congregado en las cercanías de los domicilios de Nir Orbach y Ayelet Shaked.

Ambos son diputado y diputada de Yamina, partido derechista que apoya la propuesta del actual líder de la oposición. Se unirán a la Liga Árabe Conjunta en ese intento de formar gobierno.

La ultraderecha se está movilizando. De hecho, las protestas frente a la vivienda de Shaked las encabezó Bezalel Smotrich, ex diputado de Yamina y líder del ultraderechista Partido Sionista Religioso.

La coalición que el miércoles llegó a un acuerdo está formada por Azul y Blanco, Partido Laborista, Yisrael Beitneinu, Meretz, Nueva Esperanza, Yesh Atid, Yamina y Lista Árabe Conjunta. Pone fin, así, a la era Netanyahu.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.