El BCE cree que no habrá una crisis económica profunda

El BCE cree que no habrá una crisis económica profunda

La economía de la eurozona se está ralentizando y podría, incluso, convertirse en una “recesión moderada”, aunque queda lejos de una crisis económica como la de 2008.

En esos términos se ha manifestado Philip Lane, economista jefe del Banco Central Europeo (BCE). “Todos los análisis apuntan a una ralentización de la economía”, apunta.

Incluso, podrían llegar a registrarse “algunas semanas de recesión”, pero esto “no debería dramatizar se demasiado”. A su juicio, no se esperan “unas circunstancias como las de 2008”.

Así, Lane explicó que, comparando con la situación durante la pandemia, la recuperación en la zona euro ha sido muy significativa.

Por tanto, una ralentización ahora de la economía es algo “distinto a entrar en una fase de pesimismo”.

A ese respecto, el economista jefe del BCE sostuvo que, frente a lo sucedido durante la crisis económica que acabó en la Gran Recesión, los bancos de la zona euro están “en buena forma”.

Esto, a su vez, se ha trasladado a los hogares y las empresas, que están menos endeudados que entonces.

“Recesión moderada”, pero no crisis económica

Asimismo, apuntó, “no vemos los ingredientes para una recesión larga. El marco será más de una ralentización, que puede implicar una recesión moderada”. De hecho se espera una estabilización con ritmo de crecimiento normal es.

Así las cosas, el economista irlandés señaló que la desaceleración del ritmo de crecimiento de la eurozona contribuirá a contener la inflación.

En cambio, las presiones inflacionistas continuarán alimentadas por la incertidumbre vinculada a la guerra en Ucrania y la escalada de los precios energéticos.

En ese sentido, recordó que “el precio del gas ha seguido subiendo y eso incide de forma importante. Por otro lado, anticipamos que en la segunda mitad del año habrá cierta reducción en el nivel de la demanda, ya que la ralentización ayuda a reducir las presiones inflacionistas”.

Subida de tipos de interés

De otra parte, defendió la importancia de que el BCE tenga una estrategia normalización de los tipos de interés a lo largo del tiempo.

“Paso a paso y no de golpe, para que las familias, empresas y el sistema financiero puedan ajustarse”, matizó.

Asimismo, recordó que la próxima reunión del Consejo de Gobierno de la autoridad monetaria “será el comienzo de una nueva etapa”.

Hacía alusión a la normalización de la política monetaria de la eurozona y la subida de los tipos de interés.

A ese respecto, Lane sostuvo que es importante “un ritmo constante, que no sean ni demasiado lento ni demasiado rápido” en esa normalización.

De hecho, indicó que ir dando pasos hacia la tasa terminal de interés facilita hacer correcciones si las circunstancias cambian.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.