“Basta de cólera”, por Francisco Estepa Vílchez.

Francisco Estepa Vílchez.

Hoy voy a comenzar con un caso verídico, como decía el humorista. Tengo fresco en la memoria la forma en la que el Partido Popular gestionó la crisis económica que le toco gestionar. Con su reforma laboral que ahora se quiere derogar, la empresa en la que yo estaba trabajando aprovechó para despedirme y recortar la indemnización por despido en más de 15.000 euros y yo no fui el único trabajador al que le perjudicó aquella reforma. Además el Gobierno del PP aprovechó para debilitar a los sindicatos, a pesar de que la Constitución española consagra su papel como organizaciones básicas para la defensa y promoción de los intereses económicos y sociales, junto con las asociaciones empresariales.

Hoy día con un gobierno de izquierdas, vemos como otra forma de afrontar las consecuencias del COVID-19 está permitiendo a miles de personas conservar sus puestos de trabajo y a miles de empresas disponer de ayudas para evitar su cierre y la destrucción de tejido productivo. Pero aun así, hay quien se pone a pegar tiros a dianas con las caras de los representantes del Gobierno de España.

Mientras vamos conociendo la verdad sobre cómo el Gobierno de la Comunidad de Madrid actuó en la gestión de los pacientes mayores en residencias y se nos encoje el estómago al ponernos en la piel de las familias que han perdido a sus familiares por decisiones políticas insensibles, también vemos como muchas personas se lanzan a la calle sin cumplir las normas de alejamiento social y ponen en peligro la recuperación de nuestro país y sus propias vidas.

Tal vez, una parte de nuestra sociedad no está tan preparada como pensamos para responder a situaciones de crisis que exigen una alta dosis de responsabilidad y eso después se traduce es que algunos reclamen medidas opresoras que tanto le gustan a la ultraderecha que golpea cacerolas, pero opresoras para los demás, para los que ellos consideran españoles de segunda.

Los acuerdos fruto del diálogo entre Gobierno y representantes sociales, así como los acuerdos entre Gobierno y otras fuerzas políticas de la oposición, son la mejor muestra de que podemos avanzar hacia la recuperación de España de forma democrática y sin necesidad de soportar la cólera de los que pegan tiros y quienes les alientan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.