Barones del PP piden la destitución de García Egea

Barones del PP piden la destitución de García Egea

El batacazo de los populares en Cataluña ha hecho que los barones del PP sugieran la necesidad de un cambio interno que podría afectar incluso a Teodoro García Egea, secretario general del partido. De hecho, se supone que Pablo Casado debería haber rendido cuentas ayer al Comité Ejecutivo.

Excepcional resulta que tres de los barones del PP no estuvieron presentes, al menos físicamente, en el cónclave popular. Juan Manuel Moreno, presidente de la Junta de Andalucía, no asistió porque a esa hora coincide la reunión de su consejo de Gobierno.

Tanto a Alberto Núñez Feijóo como Alfonso Fernández Mañueco, presidentes de la Xunta y de Castilla y León, respectivamente, participaron por vía telemática.

El primero ya lanzó este lunes una primera advertencia acerca de la necesidad de evaluar los motivos que llevaron al desastre electoral en las elecciones catalanas.

Por el momento, nadie cuestiona la validez de Alejandro Fernández, el candidato a la Generalitat. Todos en el partido saben que la estrategia en la campaña se marcó desde Génova.

Es ahí donde se centran las críticas de los barones del PP. El discurso del poder central de los populares responsabiliza de la debacle a Luis Bárcenas y a Mariano Rajoy.

Por ahora, el ruido es interno, pero poco a poco va avanzando con el fin de que el líder cambie a su equipo de confianza y evitar, así, un mayor desastre.

En cambio, Casado no está por la labor de permitir que las críticas del poder territorial lleven a una destitución de García Egea. La situación es compleja puesto que próximamente se celebrarán congresos provinciales y se plantea adelantar los regionales.

El poder territorial ve en esa estrategia una maniobra para ir desplazando a dirigentes veteranos para colocar a afines a la dirección de Génova. Así, mientras que algunos señalan que reclamar la destitución del número dos es apuntar muy alto, otros sugieren soluciones intermedias.

Hay quienes dicen que se debe recuperar la figura del coordinador general para que tienda puentes entre la Ejecutiva y los barones territoriales. En cambio, hay otros que llevan la crisis al extremo y plantean que sea una gestora quien controle al partido en el Congreso y del Senado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.