Bankia gana un 40% más

Bankia gana un 40% más

Obtuvo un beneficio en 2018 de 703 millones de euros.
Bankia informó ayer a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, CNMV, que en 2018 ganó un 39,2% más que en 2017, es decir, un beneficio atribuido de 703 millones de euros, después de incorporar a BMN. En cambio, en términos ordinarios, su beneficio fue de 788 millones, un 3,4% menos con respecto al ejercicio anterior que fue de 816 millones.

La diferencia se debe a que la entidad hizo una donación extraordinaria de 85 millones de euros después de impuestos tras la venta de una cartera de activos improductivos a Lone Star por valor de 3.070 millones cuando se alcanzó el acuerdo, con lo que se permite ahorrar 200 millones de euros en los tres siguientes años.

Pese a que en el último trimestre de 2018 tuvo pérdidas por valor de 40 millones de euros, el beneficio queda en 703 millones al restar la provisión extraordinaria por la venta de carteras, un 39,2% más de los 505 millones de euros de 2017, en que se hizo un cargo de 312 millones para la fusión.

Desde el punto de vista estratégico, José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, ha subrayado que el año 2018 ha sido “muy importante” porque ha integrado a BMN “en un tiempo récord y de forma magnífica”, abriéndose “enormes” posibilidades para el futuro. Agregó que la fusión ha representado ya un aumento de la base de clientela.

Además, ha señalado su “gran confianza” en la transformación de la entidad en este año: “Entramos en 2019 con una nueva organización. Una organización pensada para el futuro, una organización mucho más ágil y mucho más ambiciosa. Y eso, desde luego, nos va a dar resultados en el corto, pero también en el medio y largo plazo”.

Por su lado, José Sevilla, consejero delegado de la entidad, destacó que se ha cerrado un año “muy importante” en lo que se refiere a la sanidad del balance y al incremento de la ratio de capital, que se situará en el 12,51% cuando se terminen las transacciones en curso.

El banco subió un 5,5% el margen de intereses a lo largo de 2018, alcanzando los 2.049 millones de euros. Si se hubiera incluido a BMN en la cuenta de resultados de 2017, esta línea habría caído un 9,6%. También en 2018, los ingresos por comisiones aumentaron un 25,3%, un 3,4%, en comparación homogénea, y los resultados por operaciones financieras se incrementaron un 11,5% por lo que el margen bruto pudo alcanzar un 11,3%, situándose en 3368 millones, aunque baja un 6,3% con BMN.

El margen bruto de clientes se equiparon con el conseguido en el primer trimestre de 2017, subiendo hasta el 1,58%. Este margen no se había logrado desde la segunda mitad de 2013. Representa cinco puntos básicos por encima del margen del último trimestre de 2017, y se debe a un menor coste de los depósitos y un ligero incremento del rendimiento de los créditos.

En cuanto a los gastos de explotación, con la integración de BMN estos aumentaron un 20,7%, pero en perímetro homogéneo cayeron un 4,3% debido a la aceleración de la captura de sinergias tras la fusión, que alcanzaron ya los 130 millones de euros, mientras que se habían previsto para ese momento 66 millones. Así, el margen antes de provisiones se elevó 1,4%, -9,1% en proforma, situándose en 1.498 millones.

437 millones avanzaron las dotaciones ordinarias de crédito y adjudicados, un 2,5% menos que en 2017. Esto permitió reducir hasta el 0,18%, cinco puntos básicos menos, el coste de riesgo recurrente.

Así las cosas, a la vista de estos resultados, el Consejo de Administración hará la propuesta a la Junta General de accionistas de subir un 5% el dividendo por acción, situándolo en 11,576 céntimos, cuando en 2017 era de 11,024 céntimos. De este modo, se abonará a los accionistas de Bankia 357 millones de euros, cuando en el ejercicio anterior fue de 340 millones, alcanzando, de este modo, el 50% el pay-out.

El FROB tiene en Bankia el 61,4% de participaciones, con lo que este dividendo representa un avance nuevo en el proceso de evolución de las ayudas por valor de 219 millones de euros. De este modo, en total, una vez hecho el pago, previsto en abril, se habrán reintegrado 3.083 millones de euros. De ellos, 961 millones corresponden a los 5 dividendos pagados desde 2014.

La entidad se deshizo en 2018 de 6.000 millones de activos improductivos, que ahora se quedan en 10.900 millones. Con ello, se ha duplicado el objetivo marcado de reducir 2.900 millones al año a lo largo de los tres años del Plan Estratégico.

De esos 6.000 millones, 3.702 millones son de la reducción de dudosos, situándose éstos en 8.416 millones, es decir, una tasa de morosidad del 6,5%, un 2,4% menos que hace un año. El resto corresponde a la reducción de los activos adjudicados, que se situaron tras ello en 2.462 millones. Además, Bankia también se deshizo de 13.300 unidades en ventas orgánicas por importe de 646 millones, un 7,2% más que en 2017.

Respecto a la solvencia, entidad cierra 2018 con una ratio de capital CET1 fully loaded del 12,51% recogiendo el efecto de la venta de carteras de activos improductivos y la reorganización de bancaseguros. Por tanto, se trata de un aumento de 56 puntos básicos respecto al ejercicio anterior y la generación de 775 millones de euros de capital en 2018. Incluyendo las plusvalías de la cartera de deuda soberana, aplicando un valor razonable, la ratio CET1 fully loaded es del 12,62%, situando la ratio total de solvencia en el 16,34%, un aumento de 161 puntos básicos en el año.

Desde un punto de vista regulatorio, aplicando la métrica phase in, la ratio de capital CET1 se sitúa en el 13,80%. En ellos se incluyen las plusvalías latentes de la cartera de deuda disponible para la venta y no la venta de la cartera de activos improductivos. 524 puntos básicos es el resultado del exceso de capital sobre los requerimientos regulatorios SREP. Finalmente, respecto a la liquidez, Bankia logra una mejora, terminando el ejercicio de 2018 con una ratio de créditos sobre depósitos del 91,2%, mientras que en 2017 fue del 93,9%.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.