¿Bajará aún más los tipos el BCE?

¿Bajará aún más los tipos el BCE?

“Al menos hasta el primer semestre de 2020” no habrá variación alguna en los tipos de interés, ha indicado el Banco Central Europeo, BCE, después de la reunión de su Consejo de Gobierno celebrada excepcionalmente en Vilna. El organismo regulador adopta esta medida por el empeoramiento de las perspectivas de crecimiento e inflación que se prevén por las tensiones comerciales. En consecuencia, el BCE se plantea recortar las tasas e, incluso, reactivar el programa de compras netas de activos.

Mario Draghi, presidente del órgano rector monetario europeo admitió en rueda de prensa que “varios miembros del Consejo de Gobierno plantearon la posibilidad de bajar los tipos, otros la posibilidad de reiniciar el programa de compras de activos o extender la orientación a futuro”. Por el momento, en el tipo de interés de referencia para las operaciones de refinanciación se mantiene en el 0%, a la vez que la tasa de facilidad de depósito continuará en el -0,40% y la de facilidad de préstamo en el 0,25%.

Según ha señalado Draghi, “la extensión tiene en cuenta la persistencia de las incertidumbres” y debido a que los desafíos externos no son normales, la política monetaria del BCE queda lejos de la normalización. Así, aviso de que la orientación a futuro sobre cómo evolucionen los tipos de interés no supone intrínsecamente un movimiento alcista de las tasas.

Además, matizó que un posible recorte de los tipos se refiere al interés que el órgano rector cobra a las entidades bancarias por depositar liquidez en la entidad y por la que en este momento cobra un 0,4%. Con todo, el presidente del organismo regulador destacó que el BCE está dispuesto a vigilar la necesidad de que se tomen medidas para amortiguar los efectos de la materialización de ciertas “contingencia”, si bien rechazó abundar más en ese sentido.

Tan solo afirmó que el Consejo “tiene la determinación de actuar” en caso de ser necesario y aseguró que la entidad está preparada para ajustar sus instrumentos de forma que quede garantizado que la inflación evoluciona según el objetivo de estabilidad marcado por el BCE.

A pesar de ello, Draghi insistió en la necesidad de adoptar medidas más allá de la política monetaria para beneficiarse de todos los efectos de ésta y volvió a pedir a los gobiernos e instituciones de la eurozona que aceleren la implementación de las reformas estructurales precisas con el objetivo de incrementar la resiliencia y rebajar el paro, además de impulsar la productividad.

En el capítulo de las previsiones, el organismo regulador ha revisado al alza en una décima la de crecimiento e inflación para la zona euro en 2019, hasta el 1,2% y el 1,3%, respectivamente. No obstante, rebaja las expectativas de expansión y subida de los precios para 2020 y 2021.

Así, las nuevas expectativas se establecen en un ritmo de crecimiento del PIB del 1,4% en la eurozona para 2020, es decir, dos décimas menos que la previsión de marzo. También rebaja la previsión de expansión para 2021 desde el 1,5% al 1,4%. “Los riesgos siguen inclinados a la baja”, dijo Draghi.

“A pesar de los datos mejores de lo esperado en el primer trimestre”, el banquero italiano insistió en apuntar al impacto en las perspectivas de crecimiento de los factores externos, además de las incertidumbres que tienen que ver con las tensiones comerciales y geopolíticas, así como por la vulnerabilidad mostrada por algunas economías emergentes.

Por último, respecto a la evolución de los precios, la previsión de inflación para 2019 se revisa al alza una décima, hasta situarla en el 1,3%, pero la proyección para 2020 se rebaja también una décima, hasta el 1,4%, y dos y la de 2021. En ese sentido, Draghi indicó que la inflación probablemente “bajará en los próximos meses”, e insistió en la necesidad de una política monetaria acomodaticia en la zona euro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *