Bailando por Sanna

Bailando por Sanna

La difusión de un vídeo en el que aparece Sanna Marin, primera ministra de Finlandia, bailando y divirtiéndose en su tiempo libre ha desatado una absurda polémica.

Mientras que la mandataria finlandesa defendía su derecho a bailar, cantar y divertirse fuera del trabajo, la oposición le exigía un test de drogas.

Pero es que no sólo aparece Sanna Marin en el vídeo, sino también la diputada Ilmari Nurminen, del Partido Socialdemócrata. O las presentadoras Tinni Wikstrom y Karoliina Tuominen y la influencer Janita Autio, simplemente, divirtiéndose.

Ante la exigencia de parte de la posición, la premier señaló el pasado miércoles que “no tengo nada que ocultar. No he consumido drogas, así que no es un problema hacer las pruebas. Pero también creo que es bastante especial que se requiera algo como esto”.

Añadió que tiene “una vida familiar, una vida laboral” y “tiempo libre”, que emplea para estar con los amigos.

No obstante, ante la absurda polémica que se montó, Marin se sometió a una prueba de drogas.

En cambio, dejó claro que “nunca en mi vida, ni siquiera en mi juventud, he consumido drogas. Ojalá viviéramos en una sociedad en la que se pudiera confiar en mi palabra. Pero como ahora quieren levantar esas sospechas, por eso me hice la prueba”.

Sin embargo, lo mejor ha sido que desde el primer momento, Sanna Marin ha recibido el apoyo de cientos de mujeres finlandesas.

A ellas se han ido uniendo otras muchas de todo el mundo. Bajo el hastag #SolidarityWithSanna (Solidaridad con Sanna), mujeres se han grabado bailando y de fiesta y lo han publicado en redes sociales.

Una tuitera incluso ironiza diciendo que el vídeo en el que aparece bailando con sus amigos “lo he filtrado yo misma”.

En España, también políticas y personas públicas han mostrado su apoyo a la mandataria finlandesa. Entre ellas, Irene Montero, ministra de Igualdad, e Inés Arrimadas, líder de Ciudadanos.

Aquí no se trata de colores, sino de respetar las vidas privadas ajenas fuera del entorno laboral y dentro de la legalidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.