Aznar lo niega todo: «No sabía nada»

Aznar lo niega todo: "No sabía nada"

Aseguró que no va “a pedir perdón por nada”.
José María Aznar, ex presidente del Gobierno, compareció ayer ante la Comisión de investigación sobre la supuesta financiación ilegal del PP. Llegó arropado por Pablo Casado, presidente del PP, Teodoro García Egea, secretario general de la formación conservadora, y Dolors Montserrat. Antes de entrar a la sala Cánovas, en el Congreso de los Diputados, no respondió a pregunta alguna de los periodistas.

Rafael Simancas, portavoz del PSOE en la Comisión, empezó el interrogatorio señalando que incluso los suyos le señalan como el artífice del “sistema de corrupción” en el Partido Popular, como apuntaba la sentencia de la Gürtel. Incluso leyó declaraciones textuales de algunos miembros de su partido. “Nos estamos comiendo la mierda de Aznar”, dijeron.

En su respuesta, el ex presidente destacó que durante todo el proceso judicial nunca fue imputado ni llamado a declarar. “Mi responsabilidad política me alejó de la gestión económica”, defendió, para acabar su primera intervención diciendo: “No tengo que pedir perdón por nada y no voy a pedir perdón por mucho que usted me lo pida”. Llegó, incluso, a instar a Simancas a que sea él quien pida perdón porque el PSOE, dijo, fue condenado por financiación ilegal en el caso Filesa.

De seguido, Aznar siguió eludiendo responder al portavoz socialista sobre su implicación en el caso Gürtel, desviando la atención al referirse a los ERE en Andalucía y a la investigación en el PSOE valenciano. La caja B es, según manifestó, un producto de la imaginación.

Dijo que no hablaría de los papeles de Bárcenas ni de las siglas J.M. que apuntan a él porque no sabe nada de ello y que lo único que ha demostrado la sentencia es un acto en Madrid por valor de “200.000 euros”. “El Partido Popular nunca ha sido un partido corrupto y no lo es. Otra cosa es que pueda haber personas que hayan faltado a la legalidad”, zanjó.

El expresidente insistió en desviar la atención atacando a Pedro Sánchez y al partido ahora en el Gobierno. “El PP no es un partido corrupto”, recordó que dijo el presidente socialista en cuatro ocasiones en el discurso de la moción de censura, “pero claro, como cambian ustedes de opinión”, ironizó. A continuación se dedicó a enumerar las rectificaciones del Ejecutivo, como la venta de “bombas, uy perdón, de proyectiles de alta precisión que no van a matar a los yemeníes”, dijo.

En su línea soberbia, Aznar ha reiterado constantemente que el PSOE tiene más de 300 imputados en el caso de los ERE y 850 millones de euros malversados y finalizó esta manga recordando a Simancas el Tamayazo: “Le deseo que supere sus disgustos y sus frustraciones”.

A continuación, fue el turno de Gabriel Rufián, portavoz de ERC. Su primera intervención fue mirando fijamente al expresidente y preguntándole si no tenía nada que decirle a los padres de José Couso. El republicano llevaba una camiseta con una fotografía del cámara-periodista y la leyenda “José Couso, asesinado”. No hubo respuesta de Aznar.

Después, la tensión crecía y Rufián llegó a decir: “Señor Aznar, ¿tiene usted vergüenza?” El también ex presidente del PP intentó rebatir la acusación de corrupción de su partido diciendo que, de los 71 ministros nombrados por él, sólo uno había sido condenado y no por el ejercicio de sus funciones.
Además, también trató de seguir desviando la atención con un ataque frontal al portavoz republicano por pertenecer a “un partido golpista” contrario a las dos Cámaras y al “sistema que le permite estar hoy aquí”.

Rufián contraatacó enseñando la foto de su primer Gobierno en el que todos sus miembros han sido señalados por corrupción. “Esta es su herencia”, espetó. La respuesta del ex presidente no fue otra más que decir que se sentía “orgulloso” de aquel primer Consejo de Ministros y que ninguno está señalado por el ejercicio de sus funciones.

Aznar quiso no tener que escuchar la intervención final del republicano porque, dijo, no había ido al Congreso a escuchar “frases tabernarias”. “No merecen ni el más leve de mis desprecios”. Pero tuvo que escucharla porque Pedro Quevedo, presidente de la Comisión, no atendió su solicitud.

En esa intervención final de Rufián, el diputado de ERC le preguntó sobre Irak, corrupción, el Yak42… y llegó a narrar una escena de El Padrino en la que acaricia un gato. El expresidente no respondió y se limitó, con sorna, a decir que tiene perro y no gato.

Simancas, Rufián o Mikel Legarda, del PNV, preguntaron en reiteradas ocasiones acerca de la relación de Aznar con Francisco Correa, recordando que éste asistió a la boda de la hija del ex presidente. A todas respondió: “Yo no conocía al señor Correa ni contraté al señor Correa”.

Durante el juicio de la primera etapa de la trama Gürtel, Correa dio detalles de sus vinculaciones con miembros o personas cercanas al PP, entre ellos, el yerno de Aznar, al que calificó como “íntimo amigo”, como queda demostrado en su boda, en la que Correa fue testigo.

Uno de los momentos más tensos de la comparecencia fue el rifirrafe entre Pablo Iglesias, secretario general de Unidos Podemos, y el ex presidente. El intercambio de ataques fue durísimo. Aznar no respondía a ninguna de las preguntas que le formulaba el líder de la formación morada.

Este, al principio de su intervención, le recordó la obligación de no mentir a la Comisión. El ex dirigente popular se limitaba a recordar a Iglesias que su partido estaba financiado por el gobiernos extranjeros, según dijo. También tuvo palabras respecto a Juan Carlos Monedero, que tendrá que devolver, según señaló, 450.000 euros cobrados indebidamente.

“¿Detectó usted alguna vez alguna irregularidad en la financiación de su partido durante los años en que ocupó la presidencia del mismo?”, insistía en preguntar el líder de Podemos. Aznar se limitaba a irse por la tangente y volver a reiterar que “el PP no se ha beneficiado de ingresos de gobiernos extranjeros. Yo no le voy a preguntar si usted recibió más de 272.000 dólares de la Venezuela de Maduro o de Irán”.

Vuelta a la carga, Iglesias se refería a Correa: “Para no conocerlo, fue bastante generoso con los suyos. Me parece muy extraño que no conozca al señor Correa”, en referencia al regalo que hizo al matrimonio Aznar-Agag, los servicios de iluminación de su boda. La respuesta del ex presidente habla por sí misma respecto a su talante: “Usted me parece un peligro para la democracia y las libertades en España y lo demuestra todos los días”.

Para terminar, el líder de la formación morada fue contundente: “Creo que usted aquí ha mentido y creo que ha quedado demostrado aquí que usted es el máximo responsable político de la corrupción en el Partido Popular”.

3 thoughts on “Aznar lo niega todo: «No sabía nada»”

  1. «La cara es el espejo del alma»…. pero este sin vergüenza, ni tiene espejo ni tiene alma. ¿Cómo se puede desmentir hechos probados por los tribunales?

  2. Lo que sucedió ayer en la Comisión de investigación en el Congreso fue sencillamente lamentable. Por un lado, la del Sr. Aznar con su habitual actitud chulesca y su ya legendario “autismo político” al asegurar que no sabía nada de nada y que no conocía a nadie. Se cree por encima de todo y de todos, lo que demuestra su carácter “democrático. Por otro lado, los Señores diputados tampoco es que estuvieran muy finos en sus preguntas y en sus valoraciones y acusaciones, lo que dio pié a que Aznar se salía por la tangente Parecía que los Srs. Diputados iban por libre y a lucirse con sus preguntas y comentarios. A mi modo de ver faltó asesoramiento jurídico, un enfoque más profesional y menos político, preparar una batería de preguntas concretas y exigir respuestas concretas y no permitirle que hiciera él (Sr. Aznar) juicios de valor contra los diputados que le estaban interrogando. A mi entender se notó –por parte de los diputados- experiencia política. Mar

  3. Lo visto y oído ayer, no hubiera podido ser mas vergonzosa. Nunca he visto a un sujeto con menos sentido de la moral y la ética. Su prepotencia y egocentrismo se superó con creces a otras intervenciones antañas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.