Ayuso vuelve a cuestionar la propuesta del Gobierno

Ayuso vuelve a cuestionar la propuesta del Gobierno

Isabel Díaz Ayuso, la presidente de la Comunidad de Madrid, vuelve a poner en cuestión las propuestas que hace el Gobierno central, esta vez respecto al número de personas en la reuniones familiares y el comienzo del toque de queda para las fechas señaladas de las navidades.

El Ejecutivo de Pedro Sánchez propone que se reúnan un máximo de seis personas y el toque de queda comience a la una de la madrugada. En cambio, el Gobierno regional ha enviado sus propuestas al Ministerio de Sanidad, con variaciones en ese sentido.

Para Nochebuena, Navidad, Nochevieja, Año Nuevo y Reyes apuesta por que el máximo de personas, convivientes, será de diez. A su vez, que la restricción de movilidad nocturna comience a las 1:30 y termine a las 6:00.

Más en concreto, “se recomienda limitar las reuniones familiares y sociales a un máximo de tres grupos de convivientes sin sobrepasar un máximo de 10 personas para los días 24, 25 y 31 de diciembre y los días 1 y 6 de enero”. Para las reuniones sociales fuera del ámbito familiar se mantiene el máximo de seis personas, “siempre manteniendo las medidas de prevención”.

Las propuestas que hagan las comunidades autónomas y el departamento que dirige Salvador Illa se debatieron ayer tarde en la Comisión Interterritorial. De ésta debía salir una única directriz que cada autonomía tendría que aplicar, si bien es cierto que los gobiernos regionales tienen las competencias.

Hasta ahora, Ayuso se ha desmarcado de muchas decisiones de la Comisión

No está claro para qué asiste Ayuso a esta Comisión si acostumbra a no cumplir los acuerdos que en ella se alcanzan. Ni en ella, ni en otras reuniones, como la que mantuvo con Alfonso Fernández Mañueco (PP) y Emiliano García-Page (PSOE).

Con todo, la Presidente regional ha hecho un llamamiento a las corporaciones locales para que colaboren y eviten “aglomeraciones” en la vía pública.

Además, en cuanto a los centros sociosanitarios, lo previsto es permitir la salida de los residentes para pasar las vacaciones con sus familias.

En ese sentido, el documento presentado a Sanidad indica que “aquello residentes con IgG positiva los últimos seis meses o PCR positiva en los últimos tres meses podrán salir tanto a la salida del centro como a la entrada”.

Sin embargo, aquellos residentes con IgG negativa que no hayan pasado la enfermedad, deberán permanecer en aislamiento a su regreso al centro sociosanitario. Se les practicará una prueba diagnóstica.

Por último, el Gobierno de Díaz Ayuso dispone que se faciliten “comunicaciones telemáticas a aquellos residentes que no estén en disposición de abandonar estos centros”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.