Ayuso o el peor gobierno regional posible

Ayuso o el peor gobierno regional posible

Con el anuncio de nuevas restricciones en la Comunidad de Madrid se constata la total incapacidad del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso de entender en qué consiste frenar la expansión del virus. Los ciudadanos vuelven a sufrir la ineptitud de una presidente que se limita a culpar de los contagios a cualquiera que no sea ella.

Cada paso que da es ineficaz, si es que da algún paso. No contrató rastreadores. De hecho, Madrid alcanzó la ‘nueva normalidad’ sin pasar por la fase 3 de la desescalada. Se le tumbó el paso a la fase 1 en dos ocasiones porque no cumplía ni por asomo con los requisitos mínimos.

Ella protestó y protestó hasta enfermar acusando al Gobierno y al Ministro de Sanidad de maltratar a Madrid y a los madrileños. Lo hizo por pura política, política de la mala, por cierto. Pidió voluntarios –gratis- para llevar a cabo los rastreos por pura tacañería.

Eso sí, adjudicó un contrato millonario a una empresa del sector de la salud que dos días antes estaba publicando anuncios en un portal de empleo para contratar rastreadores.

Cuando Pedro Sánchez puso a disposición de las Comunidades especialistas en rastreo del Ejército, fue de los primeros en pedirlo. Claro, eran gratis. O mejor dicho, pagados con los impuestos de los ciudadanos, precisamente esos gracias a los cuales cobra ella para que haga su trabajo.

Aun así, se permitió el lujo de criticar que no se hubieran puesto a disposición con anterioridad. Recriminó, ayer, al Ejecutivo central el “abandono” que sufre Madrid.

Ayuso abandona a los madrileños

Los que sí están abandonados por Ayuso son los madrileños que cada mañana se hacinan en el Metro para ir, a duras penas, a trabajar. No ha aumentado la frecuencia de los convoyes ni el número de unidades pese a la evidente necesidad de ello.

Ha destrozado la Atención Primaria porque hacen falta cerca de 600 médicos de familia y 150 pediatras en la primera línea de defensa. Por cierto que son de los profesionales sanitarios peor pagados de toda España. Despide a miles de enfermeros y enfermeras. Es la presidente que menos invierte en Sanidad.

No aporta recursos, pese a haber recibido una ingente cantidad de dinero para solucionar el problema. Eso es lo que Sánchez debería preguntarle este lunes en su reunión en la Puerta del Sol. ¿Dónde está el dinero?

Sin embargo, los responsables de los contagios son los ciudadanos y su relajación, y su inepto y perezoso consejero de Sanidad lo refrenda. Los culpables son los inmigrantes o la población más vulnerable socialmente. Carga las tintas en los barrios y distritos más pobres.

No consultó con los alcaldes de los municipios afectados por las nuevas restricciones

Para tomar las medidas que desde el lunes entrarán en vigor, no ha consultado, ni informado a los alcaldes de los municipios afectados. Además, van a ser estos quienes tendrán que custodiar el cumplimiento de esas medidas.

De ellos saldrán los recursos si hay que doblar turnos o aumentar plantillas. Su falta de carisma, de capacidad negociadora, su ineptitud y su pereza la han llevado a refugiarse, a esconderse, en su burbuja de cristal. Ni sus propios socios de gobierno la soportan, si alguna vez lo hicieron.

Pero, eso sí, no quiere oír hablar de un pacto para la Recuperación de Madrid. Se enfada, y se quejó y quejó hasta enfermar, porque sus socios de gobierno sí estaban por la labor.

Diseñó un plan de regreso a las aulas que, menos mal que estaban los directores de colegios e institutos para enmendar los innumerables errores por falta de visión. Hasta un niño o niña de siete años los veía. Muchos se preguntan por qué no entrega gratuitamente mascarillas a los menores, por ejemplo.

Ayuso pasará a la historia, sin duda. Se puede pasar a la historia con gloria, pero no es el caso. Pasará a la historia como la peor presidente de una de las regiones más ricas de España. Y el listón estaba alto. No era fácil llegar a tan baja estopa.

37 zonas básicas de salud en confinamiento

A 37 zonas básicas sanitarias afectarán desde el lunes las medidas de “confinamientos selectivos” que se aplicarán. Se trata de las áreas donde mayor incidencia se concentra, casi el 25% de los contagios y el 13% de la población de toda la Comunidad.

A esto se ha llegado con o sin responsabilidad de los ciudadanos. Pidió la cogobernanza y la tuvo. Poco después reclamaba de nuevo el mando único. Su incongruencia la perseguía. Ahora la precede. Cuento los días que quedan para que, si llega a eso, termine su legislatura.

Ayuso está desbordada, como los hospitales madrileños. En realidad siempre estuvo desbordada porque, simplemente, no sabe lo que hace y la improvisación marca su gobernanza.

Del colapso de los centros hospitalarios también es responsable la presidente. Se le ha llenado la boca de promesas que ha incumplido en todos los ámbitos. Y por eso, a esto hemos llegado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.