Aumenta la brecha salarial en España

Aumenta la brecha salarial en España

Los niveles salariales son uno de los mejores indicadores para medir el ajuste entre la oferta y la demanda de los diferentes perfiles profesionales en el mercado laboral. Es por ello que, con el objetivo de obtener una panorámica del presente y de la evolución de las retribuciones de los profesionales en España, Infoempleo, portal de empleo, y Adecco Group Institute, el nuevo centro de estudios del Grupo Adecco.

«Diario Progresista te necesita. Donar 12 €»

Para realizar dicho informe, se han tenido en cuenta tres fuentes de información: la información salarial extraída de las ofertas de empleo publicadas en el último año (más de 69.000), una encuesta dirigida a empresas y profesionales de los recursos humanos (583) y una encuesta dirigida a todo tipo de profesionales con empleo (3.088).

Según la información extraída de las más de 69.000 ofertas de empleo analizadas, la retribución media en nuestro país es de 23.812 euros brutos al año, sin incluir variable ni salario en especie. Lo que supone una reducción del 5% con respecto al salario medio ofertado en el ejercicio anterior.

Los salarios según las empresas
Conociendo los datos objetivos obtenidos de las ofertas de empleo, desde Infoempleo y el Grupo Adecco hemos querido conocer también cuál es la visión de las empresas en materia retributiva: ¿Han subido los salarios en el último año? ¿tienen previsto incrementar la contratación durante 2019? ¿cuáles son los salarios que están ofreciendo a las nuevas incorporaciones? Para responder a todas estas preguntas, se ha consultado a más de 580 empresas y estos son los resultados más relevantes:

Las empresas han seguido ampliando sus plantillas en el último año. Sin embargo, los salarios que han ofrecido son, en su mayoría, inferiores a los que perciben los que ya forman parte de sus equipos y que ocupan puestos similares. En este sentido, el 42,05% de las organizaciones consultadas reconoce pagar un salario inferior a esas nuevas incorporaciones: el 25,8% ofrece una remuneración hasta un 15% inferior a la de aquellos trabajadores que llevan al menos 5 años en la organización; el 14,13%, entre un 15% y un 30% por debajo; el 0,71%, entre un 30% y un 50% inferior; y el 1,41%, hasta un 50% menor.

El 44,52%, por su parte, paga salarios similares y el 7,77% está ofreciendo retribuciones superiores a las nuevas contrataciones.

Durante el último año, solo el 3,18% de las organizaciones ha reducido los salarios en su plantilla y el 3,53% solo lo ha hecho en la parte variable. Por el contrario, el 51,24% los ha subido, aunque el 24,38% únicamente ha incrementado la parte variable de la nómina. Muchos otros, ha optado por la congelación de sueldos, tal y como ha indicado el 24,73% de los encuestados.

De cara al segundo semestre de 2019 y 2020, el 60,42% de las empresas asegura que aumentará la retribución de sus empleados, frente al 39,58% que no lo hará. De aquellas que sí subirán los sueldos de sus trabajadores, el 29,14% cree que serán los profesionales del área comercial y de ventas los que se beneficien de esta subida y el 27,15% los del área de ingeniería y producción.

Menos posibilidades tienen aquellos que realizan su trabajo en las áreas de legal (1,99%), calidad, I+D, PRL y medio ambiente (1,32%), recursos humanos (1,32%) y diseño y maquetación (0,66%).

Preguntadas por un futuro a medio plazo y con el foco puesto en 2025, el 66,08% de las empresas cree que entonces se habrán recuperado los niveles salariales perdidos durante la crisis económica.

Los salarios según los trabajadores
Según los datos ofrecidos por los trabajadores, el 69,8% de ellos no se siente suficientemente remunerado en su trabajo, una cifra considerablemente elevada, pero que ha disminuido ligeramente en el último año, cuando era del 70,3%. Ahora, el 29,6% está contento con su salario y, de nuevo, el 0,7% considera que su retribución es excesiva para el trabajo que realiza.

La media salarial, según ellos, se sitúa en los 23.617 euros al año (sin incluir variable). Para los puestos directivos el salario medio es de 43.237 euros, para los mandos intermedios, de 29.315 euros, para los técnicos, de 24.322 euros, y para los empleados es de 17.999 euros.

La mayor parte de los directivos (30%) percibe una retribución de entre 35.000 y 50.000 euros. Para los mandos intermedios, en cambio, lo habitual es cobrar entre 18.000 y 25.000 euros (34,2%), o entre 25.000 y 35.000 euros (26,7%). El 44,3% de los técnicos, por su parte, percibe un salario de entre 18.000 y 25.000 euros. Por último, los empleados aseguran recibir una remuneración inferior a los 18.000 euros brutos al año, al menos así lo ha expresado el 47,5% de ellos.

El salario medio en cada sector productivo varía notablemente. Mientras que la industria lidera la retribución media con 25.978 euros, seguida muy de cerca por el sector TIC, con 25.056 euros; la agricultura, la pesca y la minería conforman las remuneraciones más bajas, con un promedio de 19.992 euros al año. La construcción y los servicios se sitúan en un punto intermedio, con salarios de 24.527 y 21.626 euros.

Si se tiene en cuenta la antigüedad de los trabajadores, las diferencias salariales pueden alcanzar el 21%. El salario medio de una persona que lleva menos de un año en una empresa es de 20.151 euros brutos al año, mientras que el de otra persona cuya antigüedad es superior a 10 años es de 29.083 euros para el mismo puesto. Esto pone de manifiesto el peso de la antigüedad en las retribuciones de los trabajadores españoles, ya que, de media, la brecha salarial alcanza casi los 9.000 euros, a pesar de que desempeñan las mismas funciones y trabajan en el mismo puesto.

El salario para los trabajadores con una antigüedad intermedia también varía notablemente de unos supuestos a otros. Los que llevan más de un 1 año y menos de 3, perciben un salario de 22.688 euros; los que trabajan para la misma compañía desde hace 3-5 años, cobran 25.046; y los que llevan entre 5 y 10 años, 27.543 euros.

La brecha salarial por antigüedad es mayor para las categorías más bajas que para los directivos. Tanto es así que la retribución media de un empleado con una antigüedad superior a los 5 años y otro que lleva menos de un lustro en la empresa es de un 22,81%. Para los mandos intermedios esta diferencia salarial llega al 13,75% y para los técnicos, del 20,27%. Y, por último, la variación retributiva para los directivos es completamente diferente: aquellos que llevan menos de cinco años en la empresa tienen un salario 5,46% superior al de los que superan el lustro.

El nivel formativo es otro de los factores que más influyen en la fijación de retribuciones. A mayor formación, mayor es también la remuneración percibida por los profesionales. Este hecho se asocia con la necesidad de una mayor cualificación para el desempeño de determinadas funciones.

La brecha salarial en el caso de la formación puede alcanzar los 12.144 euros anuales, que es la diferencia que existe entre el sueldo de un trabajador con máster (29.706 euros) y el de uno sin estudios (17.562 euros).

La segunda mayor retribución es para los profesionales doctorados, que perciben unos 27.386 euros brutos al año. Pese a tener una formación superior al máster, su remuneración media es 2.300 euros inferior. Les siguen los licenciados, diplomados o graduados, que reciben una contraprestación que asciende a los 25.445 euros.

Por debajo se sitúan los salarios de las personas con Grado Superior de FP o equivalente (21.496 euros) y los de aquellos que poseen un Grado Medio de FP o equivalente (18.703 euros).

Las retribuciones más bajas son para los de Bachillerato o equivalente (18.583 euros) y los de Educación Secundaria Obligatoria o similar (16.523 euros) y las personas sin estudios (16.523 euros).

Las diferencias salariales son tales que un titulado universitario percibe un salario que es un 21% mayor que el de un trabajador sin estudios o con estudios básicos, y un 16% mayor que el de un titulado superior en Formación Profesional.

Las diferencias retributivas entre hombres y mujeres son una realidad en nuestro país. Según los datos recogidos, los profesionales varones perciben una remuneración que es, de media, un 18% superior a la de la mujer.

El salario de un varón es de 25.044 euros y el de una mujer es de 21.229 euros. Esto es, la brecha salarial entre hombres y mujeres en nuestro país supera los 3.815 euros al año (un año atrás era de 3.600 euros, una diferencia de un 17% a favor de ellos).

Esta situación es extrapolable a todas las categorías laborales. En el caso de las posiciones directivas, la brecha salarial es de las más elevadas de todas, superando los 13.000 euros. Ellos perciben una remuneración de 46.624 euros y ellas, de 32.743 euros.

Para los mandos intermedios la diferencia retributiva es menor: 3.805 euros. Los hombres cobran de media 30.571 euros y las mujeres, 26.766 euros.

Para los técnicos esta diferencia salarial es de 1.736 euros. Desde los 23.182 euros que percibe una mujer en un puesto técnico hasta los 24.918 que percibe un hombre.

Para la categoría de empleados la brecha salarial es de 1.945 euros. En este caso los hombres perciben, de media, 18.423 euros y las mujeres, 16.478 euros.

Los salarios según áreas funcionales
Si atendemos al área funcional en la que trabaja cada profesional, es en el área de dirección y gerencia donde se alcanzan los mayores salarios: 45.186 euros. Le sigue el área tecnológica, informática y de telecomunicaciones, con una retribución media de 30.613 euros, seguida muy de cerca de las que perciben los profesionales del área legal y que asciende a 28.761 euros, y los del área de marketing, comunicación y contenidos, que es de 26.115 euros.

Entre los 26.000 y los 24.200 euros se sitúan las áreas de administración y finanzas (25.915 euros), calidad, I+D, PRL y medio ambiente (25.319 euros), diseño y maquetación (25.159 euros) y Recursos Humanos (24.311 euros).

Por debajo de estos salarios aparecen otros como los de ingeniería y producción (24.205 euros), comercial y ventas (23.691 euros) y compras, logística y transporte (21.846 euros). Por último, son las áreas de administrativos y secretariado y de atención al cliente las que perciben las remuneraciones más bajas, con 20.786 y 20.880 euros, respectivamente.

El estudio de las remuneraciones directas ofrecidas a los profesionales en las ofertas de empleo permite, por tanto, precisar las diferencias retributivas entre las distintas áreas funcionales, aunque tomando en cuenta una limitación metodológica. No es posible hablar de áreas funciones mejor o peor pagadas de forma absoluta, ya que para ello se debería contemplar el componente variable de la remuneración. Tampoco puede obviarse que el comportamiento de una misma área funcional puede variar de manera significativa entre las distintas categorías profesionales.

Los salarios según categoría profesional
Los salarios también varían notablemente de unas categorías profesionales a otras, siendo mayor en el caso de los directivos, con una media de 43.270 euros, e inferior en el caso de los empleados, cuyo promedio se sitúa en los 19.650 euros. El salario medio que perciben en España los técnicos es de 24.570 euros, frente a los 30.965 euros de los mandos intermedios.

A modo de referencia, un directivo medio recibe una oferta salarial un 45% superior a la del empleado y 43% superior a la de un técnico. En el caso de los mandos intermedios, la diferencia es de un 28%.

Con estos datos, parece evidente que, de todos los parámetros considerados en el análisis, la categoría profesional se posiciona como el factor que más influye en la retribución, pues un mayor salario está vinculado de forma directa a una mayor categoría profesional y, por tanto, a una mayor asunción de mando y responsabilidades.

Bajando al detalle, los cinco puestos de trabajo mejor retribuidos en la categoría directiva son los de los directores generales, con un sueldo medio de 93.250 euros brutos al año; seguidos de los directores de asesoría jurídica, con 81.000 euros; los directores médicos, con 71.061 euros; los socios consultores, con 71.000 euros; y los directores de formación, con 63.000 euros.

Los mejor pagados en la categoría de mandos intermedios son los jefes de consolidación, con un salario medio de 62.000 euros; los responsables de banca privada, con 58.200 euros; los arquitectos de infraestructura tecnológica, con 56.943 euros; los jefes de call center, con 56.828 euros; y los jefes de control de gestión, con 52.384 euros.

Para la categoría de técnicos los cinco perfiles con salarios más elevados corresponden al sector sanitario y estos son: los dermatólogos (72.122 euros), pediatras (70.996 euros), neumólogos (55.260 euros), especialistas en aparato digestivo (54.373 euros) y los hematólogos (49.882 euros)

Por último, en la categoría de empleados destacan las remuneraciones de los maquetistas industriales (59.494euros); los operadores de explotación (29.747 euros); los ganaderos (28.285 euros); los técnicos de trabajos forestales y conservación del medio natural (27.500 euros); y los taquilleros (26.200 euros).

Los salarios en las diferentes autonomías
La retribución media anual más elevada es la de Cataluña, donde se percibe un promedio de 26.421 euros. Le siguen País Vasco, con 24.162 euros, Galicia, con 23.846 euros, y la Comunidad de Madrid (23.506 euros).

Entre los 23.000 y los 22.000 euros se sitúan la mayoría de las autonomías: Extremadura (23.409 euros), Andalucía (22.938 euros), Comunidad Valenciana (22.492 euros) y Canarias (22.367 euros).

En la franja de los 21.000 euros se sitúan Baleares (21.913 euros), Navarra (21.893 euros), La Rioja (21.586 euros), Murcia (21.443 euros), Asturias (21.401 euros), Castilla la Mancha (21.339 euros) y Aragón (21.040 euros)

Por último, hay dos regiones en las que la retribución media es notablemente inferior y son Castilla y León y Cantabria, con 20.969 euros y 19.610 euros, respectivamente.

La retribución variable
1 de cada 3 trabajadores en España percibe una parte de su salario en forma de remuneración variable. Se trata de un modelo retributivo más habitual entre directivos y mandos intermedios, pues el 49,19% y el 40,24%, respectivamente, lo tiene reflejado en su nómina. Entre técnicos y empleados, en cambio, es bastante más escaso y solo el 30,35% y el 28,39%, respectivamente, cuenta con ello.

Por sectores, es en la industria donde mayormente se retribuye a los trabajadores con salarios variables (35,27%). También por encima de la media se encuentra el sector de las TIC (33,47%).

Por el contrario, el sector de la construcción es el que disfruta en menor medida de este tipo de remuneración, con solo un 25,59% de sus trabajadores. Por encima de él, el de la agricultura, la pesca y la ganadería, con un 25,74%, y el de los servicios, con un 29,88%.

Preguntados los trabajadores por este aspecto, la mitad de ellos reconoce que la retribución variable supone menos del 10% de su salario. Para el 21,93%, en cambio, aglutina entre el 10% y el 30% de su remuneración y el 17,37%, entre el 31% y el 50%.

Para el 10,04% de los profesionales supone una cuantía superior al 50% del total de su salario: para el 6,47%, entre el 51% y el 70%, para el 1,92%, entre el 71% y el 90%, y para el 1,65%, más del 90%.

Si se pregunta a las organizaciones por el porcentaje de sus empleados que recibe remuneración variable, es el 30,74% el que reconoce que no ofrece este tipo de salario en su empresa y el 19,43% el que únicamente lo destina a menos del 5% de su plantilla. El 14,13%, en cambio, retribuye a más del 75% de sus trabajadores de esta forma; el 18,73% lo hace con el 5%-25% de su plantilla; el 9,19%, al 25%-60%; y el 7,77% al 50%-75%.

Sin embargo, parece que el hecho de recibir o no retribución variable depende en mayor medida del área a la que depende el trabajador en cuestión. En este sentido, el 70,41% de las empresas asegura que es a los profesionales del área comercial y de ventas a los que se les retribuye de esta manera.

En menor medida, el salario variable se ofrece a los trabajadores del área de director general y gerencia (29,08%), de ingeniería y producción (24,49%), recursos humanos (22,96%), de administración y servicios generales (21,94%), y de marketing, comunicación y contenidos (18,37%).

Por el contrario, apenas disfrutan de este tipo de remuneración los de las áreas diseño y maquetación (7,14%), legal (9,18%), calidad, I+D, PRL y medioambiente (10,71%), de inteligencia de negocio y Big Data (11,73%), tecnología, informática y telecomunicaciones (13,78%) compras logística y transporte (14,8%) y atención al cliente (15,82%).

La retribución en especie
Preguntadas las empresas acerca de si retribuyen en especie a sus trabajadores, el 32,65% de ellas asegura hacerlo únicamente con menos del 5% de su plantilla y el 13,78% lo hace con el 5%-25%. Es decir, más de la mitad de las organizaciones consultadas solo remunera de manera flexible o en especie a menos del 25% de sus trabajadores.

De manera minoritaria, lo hacen con más del 75% de la plantilla (22,96%), con el 25%-50% de los trabajadores (20,41%) y con el 50%-75% (10,20%).

La retribución en especie puede presentarse en diferentes formas: desde un seguro médico privado hasta un coche de empresa. No obstante, parece que las demandas de los trabajadores no encajan del todo con aquellas cosas que ofrecen las organizaciones.

El seguro médico es la retribución flexible que más valoran los empleados (36,95%) seguido por las dietas y los desplazamientos (32,68%), la formación externa (26,29%) y los tickets restaurantes (22,17%). Por detrás de estos tipos de retribución en especie, los trabajadores demandan un plan de pensiones (20,03%) y un vehículo de empresa (18,37%).

Los salarios en especie menos valorados son, por orden: las ayudas para la guardería (6,08%), acciones en la empresa (8,6%), la cesta de navidad (14,04%) y el ticket para el transporte público (14,39%).

Del otro lado, las empresas ofrecen, ayudas en dieta y desplazamientos (30,74%), cestas de Navidad (27,21%), formación externa (24,38%) y tickets restaurante (21,55%)

En menor medida, se decantan por los seguros médicos (19,79%), plan de pensiones (15,55%), ayudas para la guardería (10,6%), ticket para el transporte público (9,89%), plan de pensiones (7,07%) y acciones dentro de la empresa (3,89%).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *