¿Por qué aumenta el gasto electoral en la campaña catalana?

Alcanza los 10,1 millones de euros.
Según datos facilitados por las distintas formaciones que concurren a las elecciones catalanas, en total se tiene previsto un gasto de 10,1 millones de euros, medio millón más que en 2015. A excepción del PP, todos los partidos aumentan sus presupuestos para estos comicios, si bien todos quedan lejos de los 3,9 millones que permite la ley a cada partido.
Ciudadanos, el que más, empleará 2,1 millones de euros, casi 1,4 en la organización y 750.000 en propaganda electoral, mientras que ERC y PP, los siguientes en la lista, gastarán 1,8 millones. Mientras que Ciudadanos aumenta su presupuesto, respecto a 2015, en medio millón de euros, el PP lo reduce en 600.000. ERC utilizará 700.000 euros en propaganda electoral y 1,1 millones en el resto de la campaña, desde las creatividades, pasando por diferentes vías para publicidad, actos, material, apoyo territorial, etc., incluidos gastos financieros, aunque confían en poder financiarlo con recursos propios, para lo cual necesitarían conseguir 36 ó 37 escaños para cubrir los gastos y no generar déficit.

Por su parte, el PSC gastará 1,7 millones de euros, lo que supone un 21% más que en 2015, financiados, en parte, con un crédito bancario que liquidarían si obtienen la suficiente representación parlamentaria para ello. El 72% se empleará en publicidad, actos y acciones en la calle, el 22% en material, contrataciones y servicios, y el 6% en servicios generales y gastos financieros.
JuntsxCat obtendrá los 1,4 millones que gastará de la parte proporcional de la subvención electoral de JxSí que le corresponde a PDeCAT y de una campaña de crowdfunding. Así, destinará 800.000 euros a la campaña y 600.000 a la propaganda electoral.
La formación de Xavier Domènech, los comunes, que no utilizan créditos bancarios, sino que se abastecen de microcréditos particulares y aportaciones de los fondos propios de los partidos de la coalición, ha previsto para la campaña un gasto de casi 791.000 euros, de los cuales, casi la mitad serán en envíos de propaganda. Finalmente, la CUP, que tampoco se sirve de créditos bancarios, es la formación que menos gastará, un total de 433.000 euros, de los cuales 200.000 serán en propaganda electoral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.