La Audiencia Nacional investiga la muerte de Félix Rodríguez de la Fuente

La Audiencia Nacional investiga la muerte de Félix Rodríguez de la Fuente

La muerte de Félix Rodríguez de la Fuente y otros dos españoles el 14 de marzo de hace 40 años no había traído hasta ahora polémica alguna. Tan solo, que aquel accidente aéreo en Alaska en 1980 supuso un mazazo para el público que tanto quería al naturalista.

Ahora, el juez José de la Mata, titular del Juzgado de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional ha ordenado a la Fiscalía que investigue el accidente. Según Confidencial Digital, el auto dice que los hechos hacen “presumir la posible existencia de una infracción penal”.

El tribunal, el órgano competente para juzgar delitos cometidos fuera del territorio nacional, inicia, así, una investigación a instancias de una denuncia que sostiene que existido una “ley del silencio sobre el siniestro” en TVE. Se basa en que el ente público no publicado el contenido de las grabaciones de aquel día.

Félix Rodríguez de la Fuente y los dos cámaras de su equipo, Teodoro Roa García y Alberto Mariano Huéscar, junto a Warren Doodson, el piloto de la avioneta, tuvieron un accidente en Unalakleet mientras grababan una carrera de trineos de perros para El hombre y la tierra de la televisión pública española.

Dos teorías baraja la denuncia. Por un lado, un posible suicidio. Por otro, un asesinato. Con el fin de esclarecer las causas del accidente se cita a declarar a varias personas del entorno del naturalista. Entre ellos, Santiago Peláez, director del programa 625 líneas de TVE en ese año. También, Miguel Molina, cámara del programa, Carlos Llandres, naturalista del programa, y Benigno Varillas, biógrafo de Félix Rodríguez de la Fuente.

La familia de Félix Rodríguez de la Fuente no quiere saber nada

Hay que destacar que la familia del naturalista no quiere tener nada que ver con el asunto. “Para nosotros lo importante es la vida de mi padre y todo lo que pueda haber detrás de su muerte no nos interesa absolutamente nada», señala a ECD Odile Rodríguez de la Fuente, hija del naturalista.

Todo parte de un capítulo del programa de Cuatro Cuarto Milenio emitido en setiembre 2015. El título, Félix, el último héroe. En ese episodio de ‘la nave del misterio’ se cuestiona que el accidente sufrido fue por causas fortuitas.

Ese día era el 52 cumpleaños de Félix Rodríguez de la Fuente. Rafael Onieva, fotógrafo del equipo, explica que había “perfecta visibilidad y sin estridencias meteorológica”. El naturalista le pidió que hiciera una foto con todos los miembros del equipo junto a la avioneta. Hasta entonces nunca había sucedido algo así.

A él y a Miguel Molina, Rodríguez de la Fuente les dijo aquel día, por separado, que aquel era un “lugar maravilloso para morir”, de acuerdo con sus declaraciones en el programa.

Por otra parte, Alfredo Álvarez, periodista de Interviú, ha dicho que el naturalista tuvo alguna “premonición” antes de viajar a Alaska. Había conseguido que el Ente Público firmara un contrato garantizando que su mujer y sus tres hijas no quedarían desamparadas sigue pasaba algo.

En ese capítulo de Cuarto Milenio, Ignacio Rubio, piloto consultor y experto en siniestros aéreos, y Fernando Cámara, piloto de combate y comandante del Ejército del Aire, concluyeron, después de analizar las posibles causas del accidente, que pudo haber un problema súbito del piloto. Señalan que pudo ser golpeado por qué en alguno de los pasajeros pudo hacerse cargo de pilotar la avioneta.

Sospechan de una ley del silencio

De acuerdo con lo manifestado por Peláez, todos los utensilios, cámaras y el material de aquella expedición están almacenados en los sótanos de Prado del Rey. También los ‘chasis’, las cajas metálicas de las grabaciones, que Teodoro Roa estaba grabando cuando se produjo el accidente. Estas se habrían entregado, tal cual estaban, a TVE.

Aquellas cintas nunca se emitieron. Miguel Molina indica que todos aquellos materiales “desaparecieron”. A ello se une que, según Carlos Llandres, 24 horas después de la muerte de Félix Rodríguez de la Fuente, que se parecieran del despacho del naturalista archivos y documentos.

“Es muy llamativo que alguien que era el director del programa, no sepa cómo desaparecieron las cintas, no dé ninguna explicación de qué se veía en las mismas, por qué no se hicieron públicas”, reza la denuncia.

Por su lado, Varillas aporta otro tipo de datos. “Encontré facetas de Félix que podrían haber sido molestas que podrían haber generado algún conflicto y, por qué no, podría ser que el hombre hubiera sufrido un atentado un accidente provocado”.

Es la teoría del asesinato. Según detalló el biógrafo de Félix Rodríguez de la Fuente, el naturalista decidió presentarse a la presidencia del Gobierno. Sin embargo, desde UCD, José Antonio Fernández Ordóñez, hermano del político ministro con Adolfo Suárez, le dijo que no podía aspirar a las elecciones. De hecho, ambos fueron a RNE a desmentir que Rodríguez de la Fuente fuera a presentarse para presidente del Gobierno.

La denuncia menciona la información de El País acerca de la llegada de los restos mortales a Barajas, cuatro días después del siniestro. Jaime Lamo de Espinosa, entonces ministro de Agricultura, manifestó que “ha tenido la muerte que él hubiera querido. Siempre me dijo que quería morir rápidamente, pero yo creo que se ha adelantado un poquito”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.