Atacan los centros contra el ébola en el Congo

Atacan los centros contra el ébola en el Congo

Más de 800 personas se han infectado en este último brote en el país africano.
El centro de tratamiento del ébola que atendía a niños y familias en Butembo, Congo, ha sido atacado violentamente en varias ocasiones. Así lo ha denunciado Henrietta Fore, directora ejecutiva de UNICEF, que ha dicho sentirse horrorizada “por el último ataque violento contra un centro de tratamiento” de esta enfermedad de Médicos Sin Fronteras, MSF, “que daba atención a niños y sus familias” en la República Democrática del Congo.

En un comunicado, ha ofrecido su “más sentido pésame a los familiares y compañeros del oficial que perdió la vida en el ataque de ayer -por el viernes- y al personal de Médicos Sin Fronteras que atiende en unas condiciones muy difíciles”.

Fore ha alabado los “esfuerzos constantes” de sus “aliados” en el lugar, la OMS, MSF, ALIMA y otras organizaciones, por “su trabajo continuo bajo el liderazgo del Gobierno de la República democrática del Congo y el Ministerio de Salud para detener la epidemia de ébola y ayudar a los niños y familias afectados por la enfermedad”. “Cada día, el personal de UNICEF y nuestros aliados, incluidos los trabajadores sanitarios en los centros de tratamiento y en las comunidades, hacen esfuerzos realmente heroicos para salvar la vida de niños y adultos infectados con el virus del ébola. Esta labor se erige como un baluarte contra el brote mortal, en estos momentos el segundo más grande de la historia, evitando que salga de control”, señaló.

“Es inconcebible que alguien quiera privar a los niños y a las familias de un servicio que podría significar su propia supervivencia”, destaca UNICEF. “La única manera que tenemos de terminar con este brote juntos es que los trabajadores sanitarios, UNICEF y nuestros aliados, puedan trabajar de manera segura en todas las comunidades afectadas por la enfermedad, incluso en las áreas más remotas. Las instalaciones médicas no pueden ser daños colaterales de la seguridad en el este de RDC”, han hecho hincapié.

Más de 800 personas se han infectado de ébola en el último brote en el Congo, “500 de las cuales han muerto”. “Los niños representan un tercio de todos los casos confirmados de ébola, más que en cualquier brote anterior. Los censurables ataques contra los centros de trabajo que salvan vidas, los trabajadores sanitarios y los trabajadores humanitarios podrían empeorar la situación”, alertan desde la organización.

No obstante, añaden, “hay algo de esperanza” ya que la enfermedad “está en gran parte bajo control en los antiguos puntos conflictivos de Mangina, Beni y Komanda”. El organismo de Naciones Unidas señala que “más de 250 personas se han curado y 80.000 han quedado protegidas gracias a la vacunación. UNICEF y nuestros aliados han llegado a más de 10 millones de personas con información con medidas preventivas para protegerse de la infección y prevenir una mayor propagación. También hemos identificado a más de 1.000 niños huérfanos de ébola y niños separados, y estamos contribuyendo a que estén atendidos”.

Finalmente, UNICEF llama a “poner fin a este brote” e insta a “quienes usan la violencia contra la respuesta al ébola” para que “cesen en estas actividades de forma inmediata y establezcan diálogo con las comunidades y las autoridades locales para comprender mejor la verdadera naturaleza de la epidemia de ébola y convertirse en parte de la solución en la lucha contra el virus mortal”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.