“Asuntos Públicos”, por Francisco Estepa.

Francisco Estepa.

En primer lugar, quiero confesar que no resulta fácil comenzar a escribir para un medio de alcance nacional, siendo consciente de la responsabilidad que ello supone, pero intentaré no defraudar con mis artículos y estar a la altura de las personas con quienes comparto este espacio.

En este mi primer artículo, me gustaría reflexionar sobre la participación de la sociedad en los asuntos públicos, es decir, sobre la política. Me enseñó un profesor, que politizar un asunto era trasladarlo del ámbito privado al público y yo considero que todo lo que está en la esfera pública para su debate y supone un enfrentamiento entre diferentes posiciones, son asuntos políticos, ya sea en qué parte de la calle se coloca un contenedor de basura o cómo intentar solucionar el problema del bajo precio del Aceite de Oliva. Hay otras materias que son de interés público, como la vida privada de algunas personas, pero ese tema a mí no me interesa.

A veces, hay quienes simplifican los asuntos o los reducen al absurdo para evitar tratarlos con rigor y buscar soluciones a los problemas, tal vez por su incapacidad para buscar soluciones. Por ejemplo, cuando hablamos de las mujeres asesinadas por violencia de género, algunas personas prefieren ejercitar la llamada “falacia ecológica” y tratar de poner en el mismo nivel casos puntuales de hombres víctimas de denuncias falsas, con los asesinatos de mujeres, que por ejemplo llevamos 1 cada 4 días en 2020 hasta el 28 de enero.

Cuando quienes gobiernan, destinan dinero a crear embajadas o delegaciones en Cataluña, mientras miran hacia otro lado en un problema como la violencia de género y recortan inversión para sensibilización y formación o apoyo a colectivos feministas, como hace el Gobierno de Andalucía por las presiones de VOX que mantiene en el poder a PP y Ciudadanos, se está haciendo política contra la vida de las mujeres, ni más, ni menos. Si queremos una España mejor, deberá ser una España mejor para vivir en paz, con seguridad y en libertad, algo que hoy muchas mujeres no tienen y viven aterrorizadas por sus maltratadores. Cada caso de violencia de género que pasa del ámbito privado al público, es una oportunidad para evitar que otra mujer sea asesinada, porque en los asuntos públicos, no estamos solas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *