Artur Mas dimite como presidente de PDeCAT

Dice dar “otro paso a un lado” para, así, dedicarse a su defensa judicial.
En una rueda de prensa, ayer, Artur Mas anunció su dimisión como presidente de PDeCAT, si bien, dice, no es alejarse del proyecto de Junts per Catalunya y de su partido: “No se puede interpretar en ningún caso como un alejamiento, sino al revés”, añadiendo que se trata de encontrar tiempo para “encarar con mejores garantías los procesos judiciales”. Previamente, envió una carta a los militantes y a Marta Pascal, coordinadora de la formación, en la que explicaba que este paso ya estaba decidido antes del verano, como así lo había comunicado a varios líderes.
Durante la comparecencia ante los medios, no ha querido atacar a Carles Puigdemont, si bien, ha hecho algunas veladas críticas. Un ejemplo es cuando se ha referido que el éxito del 21-D para el independentismo no era suficiente para “acelerar la implantación de la Independencia en un corto plazo. Y esto lo ha entendido todo el mundo”, algo que no comparte los huidos a Bruselas. “Primero es el país, luego el partido y finalmente la persona”.

¿Un Govern por internet?
El expresidente catalán no ha querido hacer una valoración acerca de restituir el Govern destituido al aplicarse el artículo 155 de la Constitución, como sí defiende JuntsxCat, ni tampoco ante la posibilidad de un Govern desde Bruselas: “Eso se lo tienen que preguntar al president. Yo no seré quien dé consejos a Puigdemont, y menos en público”.
También ha aclarado que era sobre él mismo acerca de quien se refería cuando habló de la necesidad de “generosidad”, y no a Puigdemont: “Estar al frente del PDeCAT no lo expande, sino que lo limita. Hay que dejar espacios para que se consoliden nuevos liderazgos”.

Dimitir antes no habría sido oportuno
La sentencia del caso Palau se conocerá el próximo lunes, pero Mas ha negado cualquier relación entre este hecho y su dimisión como presidente del PDeCAT, ya que, recordó, él no tuvo que sentarse en el banquillo como testigo ni como investigado. “CDC pagó el precio más alto que se podía pagar. Desapareció. Ningún otro partido con casos de corrupción ha pagado ese precio”.
Esta dimisión coincide en el tiempo con la renuncia, también ayer, de Carles Mundó a su acta de diputado, por “razones personales”, y su anuncio de retirada de la política para regresar a la abogacía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.