Arrimadas no piensa dimitir

Arrimadas no piensa dimitir

Inés Arrimadas, la presidente de Ciudadanos, no está pensando precisamente en dimitir ni en destituir a otros dirigentes de su formación. Más bien al contrario, su idea es continuar con el proyecto.

Atribuye la debacle sufrida por el partido naranja en las elecciones catalanas a la baja participación de los votantes constitucionalistas. “Yo voy a seguir delante de este proyecto. Además creo que con un apoyo del partido”, ha dicho en una entrevista en Onda Cero.

Ciudadanos ha perdido 30 de los 36 diputados con que contaba en el Parlament, cayendo al séptimo puesto después de haber sido la fuerza más votada en 2017.

Respecto a la posibilidad de que los actuales dirigentes de la formación naranja dimitan o se les releve de su cargo, Arrimadas ha sido clara. “Creo que si esto solucionara el problema, estaríamos en otro escenario, pero la verdad es que no”, aseguró.

La presidente de Cs reconoce que el resultado obtenido en los comicios es “terrible”, aunque reiteró que era lo previsible con una participación tan baja. En concreto, el 53,42%.

Ante eso, señaló que “cuando se baja casi 30 puntos de participación, el constitucionalismo sufre mucho y nuestro partido más”. En ese sentido, admitió que no han conseguido convencer a su electorado de que fuera a votar.

Así, matizó que antes habían advertido del riesgo de celebrarse las elecciones en estas fechas, en plena tercera ola de la epidemia. Explicó que se debe a “una cuestión de salud y porque sabíamos que la baja participación desmoviliza al constitucionalismo”.

A juicio de Arrimadas, Ciudadanos ha hecho lo correcto

No obstante, cree que lo que hay que preguntarse es si uno mismo ha hecho lo “correcto o no más que si lo que ha hecho ha dado votos o no”. A ese respecto, se siente satisfecha con la posición “responsable” que ha tenido Ciudadanos.

Al hilo de ello, se reafirmó en su postura de haber propuesto al PSC y al PP concurrir juntos en una candidatura “constitucionalista”. Ello, con independencia de que haya perjudicado o beneficiado a su formación.

Con todo y con eso, precisó que la victoria de su partido en las elecciones de 2017 fue “extraordinaria”, con un nivel de participación no “normal”. Además, en unas circunstancias muy “especiales” apenas dos meses después del referéndum ilegal del 1 de octubre y la declaración unilateral de independencia. “Hay que ser realistas”, sentenció.

Así las cosas, Arrimadas explicó que en las generales de noviembre de 2019 Cs “no tenía una intención de voto de 36 escaños, ni muchísimo menos” en Cataluña. Entonces, logró un 5,62% de los sufragios, casi el mismo porcentaje que el conseguido el domingo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.