Arde Minneapolis por disturbios raciales

Arde Minneapolis por disturbios raciales

Los disturbios raciales provocados por la muerte de George Floyd han llevado a que se declare la emergencia local en Minneapolis, Minnesota. Jacob Frey, su alcalde, se ha visto forzado a ello por la extrema violencia desatada tras la muerte de Floyd, un hombre negro, después de ser arrestado por la Policía.

Frey ha pedido ayuda al gobierno de Minnesota para que la Guardia Nacional ayude a las autoridades de Minneapolis. De este modo se podrá restablecer “la seguridad y la calma debido a los disturbios civiles”. El alcalde ya había pedido esa asistencia con el objetivo de “mantener bajo control la situación”.

La emergencia estará en vigor durante 72 horas, facultando a Frey a emplear “de inmediato” regulaciones de emergencia.

Por su parte, la Guardia Nacional de Minnesota ha señalado en Twitter que ya se han desplegado 500 efectivos, repartidos entre Minneapolis y Saint Paul, la capital del estado. Los disturbios, entre tanto, continúan en ambas ciudades.

Su “misión” es “proteger la vida, preservar la propiedad y el derecho a manifestarse pacíficamente”, asegura la Guardia Nacional del estado en su tweet.

Las protestas de ayer se enmarcan en el tercer día consecutivo de disturbios, que se desarrollan en el lugar en el que Floyd murió. A pesar de que comenzaron pacíficamente, se han vuelto “extremadamente violentas”, critica Tim Waltz, gobernador de Minnesota.

Un muerto en los disturbios en Minneapolis

Durante estas movilizaciones una persona ha fallecido a causa de un disparo. Asimismo, se han registrado saqueos e incendios en la zona.

La Policía se ha esforzado utilizando gases lacrimógenos para tratar de sofocar las manifestaciones, provocando enfrentamientos entre los congregados y los agentes.

Igualmente, algunos manifestantes han incendiado una comisaria en Minneapolis. Se evacuó a todo su personal “en interés de su seguridad”, ha comunicado John Elder, director de la Oficina de Información Pública del departamento.

Floyd, después de su arresto, falleció. Una grabación de vídeo muestra como un policía blanco está arrodillado sobre el cuello del detenido. Este pide ayuda y grita en varias ocasiones que no puede respirar. La Policía ha despedido ya a cuatro agentes. Floyd tenía 46 años y fue arrestado por una presunta falsificación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.