Aragonès abandona la primera línea política

Aragonès abandona la primera línea política

Los resultados de las elecciones catalanas celebradas este domingo se han cobrado su primera víctima: Pere Aragonès, presidente en funciones de la Generalitat, abandonará la primera línea política.

Así lo ha anunciado este lunes en una rueda de prensa en la que ha comparecido en solitario. El todavía president ni tan siquiera recogerá su acta de diputado del Parlament.

Y es que la debacle de ERC en los comicios de este 12 de mayo ha sido especialmente abultada y dura. Los republicanos catalanes pasan de contar con 33 escaños en el Hemiciclo catalán a quedarse con 20.

Además, su gran rival en el espacio del independentismo en Cataluña, Junts, ha crecido, dos diputados, hasta sentar 35 representantes neoconvergentes.

Unas elecciones en las que ha habido dos grandes triunfadores, no precisamente de ese espacio independentista.

Por un lado, Salvador Illa, candidato del PSC, ha sido el gran vencedor. Los socialistas catalanes han crecido en número de escaños y en porcentaje y en votos. Frente a los 33 de 2021, ahora habrá 42 diputados del PSC.

De otra parte, Alejandro Fernández, aspirante del PP, cuya formación ha quintuplicado su representación, pasando de 3 a 15 escaños.

Además, da el sorpasso a Vox, que logra mantener sus 11 diputados, mientras que Aliança Catalana entra en el Parlament con dos escaños.

Aragonès esperará hasta que haya una investidura

Así las cosas, el president en funciones dejará la primera línea política en cuanto se elija un jefe del Ejecutivo catalán. Se retira, ha explicado, por “responsabilidad y honestidad”.

Ahora, dijo, se inicia “una nueva etapa” ya que los resultados electorales dan lugar a una situación que ha descrito como “cambio de rasante”.

El independentismo ya no suma una mayoría parlamentaria y Cataluña da “un giro a la derecha”.

De esta forma, Aragonès sostuvo que su formación será un “elemento de desbloqueo”, pero siempre desde la oposición.

Corresponde, afirmó, a PSC y Junts “entenderse y gestionar la situación”. A su vez, insistió en que “oposición es oposición” y que no estarán “para facilitar una investidura del PSC y no participaremos de operaciones que necesitan del acuerdo de Junts y PSC”, defendió.

Al mismo tiempo, anunció que continuará “sirviendo al país” hasta que haya un nuevo jefe del Govern.

Asimismo, seguirá como coordinador nacional de ERC con el fin de “facilitar la transición”. Algo que, apuntó, necesita su formación para “cerrar un ciclo electoral de malos resultados y abrir un nuevo ciclo de crecimiento”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *