Andalucía derogará la Ley de Memoria Histórica

Andalucía derogará la Ley de Memoria Histórica

Vox lo exige en cumplimiento del pacto de investidura.
Por primera vez, el PP andaluz admite que derogará la actual Ley de Memoria Histórica y la sustituirá por una ley de Concordia. Así lo señaló José Antonio Nieto, portavoz popular en el Parlamento de Andalucía, en rueda de prensa. “Espero que sea posible la derogación”, dijo.

Antes, Alejandro Hernández, diputado de Vox en la Cámara andaluza, había exigido a Juan Manuel Moreno, presidente de la Junta, el cumplimiento de acuerdo bilateral, el pacto de investidura suscrito por el PP y la formación de extrema derecha, y había criticado a los populares de violar dicho acuerdo por no oponerse a una proposición no de ley del PSOE para desarrollar puntos de la ley de memoria en vigor advirtiendo: “Tomamos nota”.

El partido liderado en Andalucía por Francisco Serrano vincula su apoyo a los presupuestos andaluces al cumplimiento de esa parte del pacto de investidura. Sin embargo, para Moreno no es una de sus prioridades en materia de Gobierno, a pesar de lo cual su intención es dejar la actual Ley de Memoria Histórica sin efecto, como demanda Vox.

Además, Juan Marín, líder andaluz de Ciudadanos y socio y vicepresidente de la Junta, se opone a una reforma de esta norma, y asegura que el pacto de investidura no vincula a su partido. “Queremos mejorar y poner de relieve la concordia, el elemento fundamental sobre el que se basó la Transición española”, dijo Moreno después de firmar el acuerdo con la ultraderecha.

Con todo, los populares andaluces admiten que mientras esté en vigor la actual ley hay que cumplirla. Por su lado, Mario Jiménez, portavoz parlamentario del PSOE, pidió al Gobierno andaluz “que no entregue a los herederos del franquismo la herencia democrática de la comunidad”.

Con todo, el Gobierno de la Junta ya dio los primeros pasos traspasando todo lo relacionado con la Memoria Histórica desde la Vicepresidencia a la Consejería de Cultura, la última en las prioridades del Ejecutivo de Moreno. En febrero, cambió el nombre de Dirección General de Memoria Histórica por el de Comisionado para la Concordia, todavía sin nombramiento para dirigirlo. También parece llevar a una vía muerta la aplicación de la ley que Ana Gil, diputada de Vox, sea quien preside la Comisión de Cultura y Patrimonio Histórico, precisamente la encargada de fiscalizar e impulsar las medidas relacionadas con esta norma.

La Ley de Memoria Histórica y Democrática andaluza apenas se ha desarrollado en algunos aspectos. Aprobada en marzo de 2017 con el apoyo de todos los grupos y la abstensión de PP y Ciudadanos, solo ha elaborado normativamente la creación del Consejo de Memoria Histórica, en octubre de 2018, un órgano consultivo formado por historiadores y representantes de asociaciones e instituciones. Funciona como un ente multidisciplinar para facilitar la reparación de las víctimas.

Todavía no se ha aprobado el proyecto de decreto sobre símbolos y actos contrarios a la memoria histórica y democrática, así como el decreto para la creación del registro de entidades de memoria histórica. Falta por regular el censo de víctimas, y tampoco se ha desarrollado el decreto de recuperación de víctimas de la Guerra Civil y el franquismo en fosas comunes o el de creación del Instituto de la Memoria Democrática de Andalucía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *