Ana Botín, la mujer más poderosa del mundo, según ‘Fortune’

Ana Botín, la mujer más poderosa del mundo, según ‘Fortune’

La revista Fortune ha nombrado a Ana Botín, la presidente de Banco Santander, como la mujer más poderosa del mundo en una nueva edición del ranking que clasifica a las 50 mujeres más influyentes. Al podio también suben Emma Walmsley, la consejera delegada de GlaxoSmithKline, y Dong Mingzhu, la presidente de Gree Electric Appliances.

La revista subraya el sólido trabajo del banco a nivel mundial a lo largo de 2018, en que los ingresos se situaron en 48.424 millones de euros. De este modo, Botín vuelve al primer puesto después de haber pasado al segundo durante el pasado año.

La cabecera estadounidense basa su decisión en que “este crecimiento se ha conseguido en buena medida gracias a la actividad del banco en Latinoamérica (Brasil y México, principalmente) y se ha apoyado en una reducción de costes en Europa”.

Igualmente, hace hincapié en el “progreso” logrado desde que, en 2014, Botín es presidente de la entidad con el fin de “reforzar el capital del banco, aumentar la vinculación de los clientes (que ha crecido un 40% desde 2015) y digitalizar las plataformas”. Al cierre del pasado ejercicio, el número de clientes digitales ascendía a 32 millones.

El beneficio atribuido en los últimos cinco años ha aumentado un 87%, hasta situarse en los 7.800 millones de euros. A su vez, la rentabilidad se ha incrementado en 210 puntos básicos, hasta el 11,7%. También, su nivel de capital CET1 Fully loaded se ha fortalecido hasta alcanzar el 11,3%, lo que representa un aumento de 350 puntos básicos durante ese periodo.

Con todo, Fortune subraya que sólo 14 mujeres lideran alguna de las 500 mayores compañías del mundo en 2019. Se trata de un ligero aumento respecto a 2018, cuando eran 12, aunque aún hay margen de mejora.

Entre esas 14 mujeres, un tercio son nuevas incorporaciones debido a su reciente nombramiento al frente de multinacionales. Es el caso de Jessica Tan, CEO de Ping An Group, el de Ilham Kadri, consejera delegada de Solvay, la multinacional química belga, o Emma Fitzgerald, de Puma Energy, una de las más grandes empresas de Singapur.

En ese ranking también figura Andrea Marques de Almeida, CEO de Petrobras, Anne Rigail, de Air France, y Maki Akaida, de la japonesa textil Uniqlo. Las tres han sido recientemente ascendidas.

Algunas de las mujeres de esta lista pertenecen a sectores de la industria en las que en raras ocasiones había presencia femenina en las altas esferas de poder. La revista sostiene que “aunque están comenzando en sus nuevos roles que en gran medida aún no han sido probados, lo importante es que están en condiciones de marcar la diferencia”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.