Alertan de posibles injerencias rusas en las elecciones norteamericanas

Alertan de posibles injerencias rusas en las elecciones norteamericanas

Habrían estado difundiendo contenidos para provocar división y promocionando cuestiones radicales.
Según investigadores del Gobierno estadounidense, expertos y empresas de seguridad, distintos agentes rusos, vinculados a Moscú, habrían estado difundiendo activamente contenidos con el fin de generar división y promoviendo asuntos extremistas con el fin de influir en la participación y en el resultado de las Midterms, elecciones parlamentarias, de mitad de mandato en Estados Unidos que se celebraron ayer.

Así, se han analizado mensajes de desinformación en Facebook, Twitter, Reddit y otras plataformas en Internet, y se habrían empleado nuevas tácticas, más sibilinas, para que estas campañas de desinformación sobrevivan en las redes sociales y no sean detectadas.

Graham Brookie, director del Laboratorio de Investigación digital forense del Consejo Atlántico ha señalado que “los rusos no están, desde luego, dejando este tema de lado. Se han adaptado conforme avanza el tiempo para centrarse en las operaciones de influencia”.

En opinión de las agencias de seguridad y de inteligencia, Rusia utilizó la desinformación y otras estrategias con el fin de apoyar la campaña de Donald Trump en 2016. El Kremlin siempre ha negado estos hechos.

Según las investigaciones, un claro ejemplo del esfuerzo de Rusia por influir en la vida política estadounidense es el caso de la mujer rusa, contable de una empresa de San Petersburgo conocida como la Agencia de Investigación en Internet, contra la que se presentaron cargos en octubre.

De las pesquisas se sabe que la empresa gastó 12 millones de dólares en un proyecto con la finalidad de influir en las elecciones presidenciales. Asimismo, presupuestó 12,2 millones de dólares en 2017 y se había propuesto emplear otros 10 millones de dólares en la primera mitad de 2018.

La acusación asegura que la Agencia de Investigación de Internet utilizó cuentas falsas en redes sociales para divulgar contenidos políticos de asuntos como la raza, el control de armas y la inmigración. Además, se incluyen instrucciones concretas para saber cómo reírse de ciertos políticos en diversas fases informativas.

En lo que ahora se cree que ha sido un nuevo intento de influir en las elecciones legislativas, los métodos han variado de diferentes formas, teniendo en cuenta que los lectores están más concienciados acerca de las fake news y Facebook ha empleado a personas para la comprobación de la difusión de noticias y sus páginas.

“Hemos hecho mucha investigación sobre noticias falsas y las personas están mejorando en cuanto a averiguar de qué se trata y eso hace que como táctica sea menos efectiva”, indica Priscilla Moriuchi, antigua responsable de la Agencia de Seguridad Nacional y que ahora desempeña la función de analista de amenazas en la compañía Recorded Future.

Según se sabe, la táctica ahora es difundir noticias ya publicadas en Internet y memes que proceden de la extrema derecha o la extrema izquierda, con campañas de difusión que amplían el alcance de estas noticias desde territorio nacional y no desde el extranjero, lo cual hace más fácil su difusión sin generar sospechas.

Por su parte, Renee DiResta, directora de la agencia de investigación y seguridad New Knowledge, ha indicado que su compañía ha recogido una lista de supuestas cuentas rusas en Facebook o Twitter que son parecidas a las que se suspendieron después de la campaña presidencial de 2016.

De hecho, algunas de estas hicieron propia la defensa de la nominación del juez Brett Kavanaugh para el Tribunal Supremo, animando, así, a los conservadores, a la vez que publicaban memes del movimiento de izquierdas Occupy Democrats, llegando, incluso, algunos de los actores de estas cuentas a presentarse como comentaristas de derechas en la red preferida de los conservadores, Gab.

Para Brookie, las cuentas rusas no se incorporan a aquellos temas que ya generan suficiente división por sí mismos, sino a aquellos otros en los que ven la posibilidad de difundir un tema relacionado. Un ejemplo de esta nueva táctica es el Blexit. Se trata de un movimiento para que los negros estadounidenses dejen de apoyar al Partido Demócrata.

Según Daily Beast, hay alrededor de 250.000 noticias o informaciones con la etiqueta Blexit que se han difundido en quince horas. 40.000 vendrían de cuentas que participaron con anterioridad en campañas rusas.

Así las cosas, el director del laboratorio del Consejo Atlántico señala que “están cebando a los estadounidenses para difundir contenido que divida y corrosivo. Cualquier solución tiene que centrarse en los hechos políticos antes que nada y centrar en lo que mantiene unido a nuestro país”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.