Albert Rivera: “Es una emergencia nacional mandar a Sánchez a la oposición”

Albert Rivera: “Es una emergencia nacional mandar a Sánchez a la oposición”

Ha sido el condidato que más ha intervenido en las redes.
Rivera empezó fuerte, criticando a Pedro Sánchez no haber querido debatir y exigiendo la dimisión de Rosa María Mateo. Fue, sin duda, el candidato que subió más veces a la red a contestar a los demás cada una de las propuestas.

Rivera propuso un contrato único estable, fijo e indefinido. Criticó duramente a Sánchez y a la política fiscal progresiva que, según él, está esquilmado el bolsillo de los españoles. En ese punto no dejó títere con cabeza: se dirigió con agresividad a Casado, afeándole que él mismo había votado a favor de la subida de impuestos de Montoro. Terminó el bloque económico de forma efectista: sacando la foto de Rodrigo Rato siendo detenido por la policía.

Ya en el bloque social Rivera propuso una revolución social en defensa de la familia. Si no tenemos hijos, dijo, este país no tiene futuro. Defendió la familia de custodia compartida, la familia con adopción, las familias monoparentales, en definitiva, las diversas formas de unidades familiares. El mayor vigor lo puso apoyando la natalidad frente a la políticas antiguas del bipartidismo. Fue el momento en el que, inopinadamente, se salió del guion para llamar al PSOE “utensilio de los nacionalistas”.

Albert Rivera se sacó de la manga una tarjeta sanitaria única para todo el territorio nacional, gesto que fue reprendido por Pablo Casado, dado que la tarjeta sanitaria en todo el territorio nacional ya está aprobada.

El principal hilo argumental del líder de Ciudadanos fue su defensa de una España de ciudadanos libres e iguales “y no una nación de naciones como dice el señor Sánchez”. Confesó que se le saltaron las lágrimas cuando se declaró la independencia Cataluña, mientras mostraba la foto de Sánchez sentado junto a Torra.

Tras la otra foto, la de Colón, un nuevo Rivera se ha fijado en el imaginario de los españoles. Escorado a la derecha, parece abandonar el centro político en busca de votos de un PP en decadencia. Todo comenzó en su último congreso cuya ponencia abandonaba definitivamente la socialdemocracia para centrarse en unas raíces liberales olvidadas, según ellos, por el Partido Popular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.