Inaudito: vuelven a infectarse los mayores de las residencias de Madrid

Alarma: nuevos brotes de coronavirus en residencias de la Comunidad de Madrid

Situación alarmante en las residencias de la Comunidad de Madrid. En Arganda del Rey, uno de los abuelos internos ha dado positivo en coronavirus tras varios días de síntomas y estar en contacto con otros mayores de la misma residencia. El Gobierno regional ha permitido que esto sucediera.

“¿Cómo es posible que en las residencias de la Comunidad de Madrid los mayores entren y salgan sin ningún tipo de control?”. Esa es la causa, según un trabajador de otra residencia madrileña asustado por una noticia que ha corrido como la pólvora entre los mismos trabajadores. “Entra el virus y hace estragos”.

Tantos estragos como que a los residentes y a los trabajadores de la residencia pública de Arganda del Rey se les va a hacer los test. El objetivo es conocer el daño inmenso que ha podido provocar la desidia regional.

Así es, tras los síntomas, la persona mayor en cuestión de la residencia pública de Arganda del Rey ha dado positivo. El pánico desatado entre las autoridades y los responsables no ha podido evitar que Diario Progresista denuncie la situación. Es algo que tiene como base la desidia -y puede que negligencia-, de los responsables políticos regionales, es decir, de la Comunidad de Madrid. Y así venimos denunciándolo.

Inmediatamente el abuelo fue puesto en cuarentena y se establecieron todas las medidas de seguridad necesarias. No se puede permitir una escalada de contagios que llevara a la tragedia de nuevo a una de las residencias más importantes de la región.

¿Por qué es responsable la administración tutelante y, en este caso, gestora? Porque se permite que las familias se lleven a sus mayores un día, una semana e incluso una quincena. Luego, cuando les devuelven a la residencia, no se les hace ningún tipo de control.

En definitiva, el protocolo no exige que al mayor que sale de la residencia, alterna con numerosas personas durante su salida y vuelve, se le haga un PCR. Es, por lo tanto, tan absurdo como indignante que no haya a la vuelta ningún tipo de control PCR.

Se da el caso que el personal de refuerzo que contrató Ayuso para la medicalización urgente de las residencias, contrato gestionado por Ferrovial, terminó sus efectos y su personal fue despedido el 30 de junio. Cuando más se necesitan se prescinde de unos trabajadores que han de salvar la vida a nuestros mayores.

Lo sucedido en la residencia de Arganda del Rey ha despertado todas las alarmas en el resto de residencias de la región. Son los propios trabajadores, quienes vuelven a jugarse la vida, quienes están dando la voz de alarma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.