Alarma: aparecen cientos de distintos coronavirus en China

Alarma: aparecen cientos de distintos coronavirus en China

Cuando todavía no nos hemos recuperado de la pandemia de la Covid-19, un análisis genético alerta de la existencia de distintos coronavirus nuevos en China.

La EcoHealth Alliance, en colaboración con el Instituto de Virología de Wuhan, ha analizado más de 1.200 secuencias genéticas de distintos coronavirus encontrados en murciélagos. 630 de ellas son nuevas.

Carlos Zambrano, un ecólogo boliviano de esta organización, advierte de que “hay una enorme diversidad natural de estos coronavirus”. La EcoHealth Alliance, con sede en Nueva York, investiga enfermedades emergentes que nacen de la fauna salvaje.

“El suroeste de China es un centro de diversificación” de estos virus, afirma. Allí confluyen un gran número de especies de murciélagos, una alta densidad de población y un permanente contacto de personas con animales. Incluso, se caza y se come murciélago.

Shi Zhengli, una viróloga china de gran reputación, firma el nuevo estudio. Se trata de una científica que ha sufrido ataques desde las redes sociales y a la que han llegado a llamar “la madre del demonio”. Zambrano se lamenta de que “científicos que están tratando de salvar nuestras vidas estén recibiendo amenazas”.

Para la investigación se han tomado miles de muestras en murciélagos en una quincena de provincias en China entre 2010 y 2015. El ecólogo explica que “cuando atrapamos un murciélago, casi siempre da negativo a coronavirus. Para encontrar un positivo tenemos que muestrear cientos”.

No significa que haya 630 distintos coronavirus

Hay que matizar que no se ha analizado el genoma completo de las 630 secuencias nuevas. Por tanto, no implica que haya 630 nuevos y distintos coronavirus, aunque sí podrían ser “cientos”, señala Zambrano.

Los virus del SARS, el MERS y la Covid-19 forman parte del grupo llamado betacoronavirus. Según el estudio, ahora se trataría de otro grupo, el de los alfacoronavirus, con una mayor capacidad de salto entre especies.

De ahí que los científicos pidan que con urgencia se implanten programas de vigilancia para buscar nuevos coronavirus en murciélagos del sur de China. Pero, también, en los países aledaños. Es decir, Laos, Myanmar y Vietnam.

Eso sí, al ecólogo le preocupa que se estigmatice a estos mamíferos voladores. “No hay que culpar a los murciélagos. Son fantásticos para los ecosistemas. Si te gusta el tequila tienes que dar gracias a los murciélagos, porque son los polinizadores de la planta con la que se hace el tequila”, apunta.

Es más, “se comen toneladas de mosquitos que nos transmiten enfermedades, como la malaria, el dengue o el zika”, añade Javier Juste, zoólogo de la Estación Biológica de Doñana en Sevilla.

Con todo, el zoólogo avisa. “Se han encontrado muchos coronavirus en murciélagos porque se ha dedicado mucho esfuerzo a buscar en estas especies. Pero, hay grupos enteros de mamíferos en los que nadie ha mirado”.

De hecho, subraya, “los murciélagos no son el reservorio del virus de esta pandemia. Eso es falso. El virus SARS-CoV-2 no ha aparecido en los miles de murciélagos analizados”.

No se conoce cuál es el reservorio del SARS-CoV-2

Así como se sabe que el reservorio del MERS es el dromedario, el de la Covid-19 es desconocido. “No se ha documentado ni una sola transmisión de un coronavirus de murciélago a personas”. Lo remarca Juan Emilio Echevarría, virólogo de la Asociación Española para la Conservación y el Estudio de los Murciélagos.

En su opinión, concentrar el rastreo de nuevos y distintos coronavirus en los murciélagos “desenfoca la búsqueda de la fuente de las pandemias en otras especies de fauna silvestre”.

Surge un problema más, según Echevarría, y es que seamos los humanos quienes contagiemos a los murciélagos, y no al revés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.