Ahorrando con la nueva factura de la luz

Ahorrando con la nueva factura de la luz

En una semana entra en vigor la nueva factura de la luz que podrá suponer importantes ahorros económicos dependiendo del comportamiento del consumidor.

Y es que todo pasará a partir del 1 de junio por el consumo, dando algunos sustos a quienes no se apliquen a la hora de ahorrar. Pero también, y sobre todo, algunas alegrías a los cerca de 11 millones de consumidores domésticos.

Tal es así que la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) avisa: se puede ahorrar hasta un 95% en la nueva factura de la luz si los principales consumos se realizan en los tramos valle.

Esto es entre las 12 de la noche y las 8 de la mañana y los fines de semana y festivos nacionales. Es decir, poner lavadoras, lavavajillas, secadoras, plancha, recargas del coche eléctrico, aumuladores… en ese tramo horario o en esos días.

De hecho, apuntan fuentes del CNMC, “más del 50% de las horas del año son valle”. La intención es lograr que los hábitos de consumo alto se trasladen al tramo valle. Por lógica, otros –microondas, vitrocerámicas, aires acondicionados— no podrán trasladarse, pero el ahorro ahí está.

Los consumidores domésticos PVPC, lo más beneficiados por la nueva factura

Los más beneficiados son los consumidores domésticos acogidos al Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC). Ya no importará tanto el “cuánto” como el “cuándo”.

La nueva factura de la luz reflejará el consumo en los tres tramos establecidos. Estos son. De un lado, el tramo punta, que va de lunes a viernes de 10 a 14 y de 18 a 22. Justo para hacer comidas o cenas.

El tramo medio o llano va, igualmente de lunes a viernes de 8 a 10, de 14 a 18 y de 22 a 00:00 horas. Por último, el tramo valle, el más barato, como decimos, de 00:00 a 8 y los fines de semana y festivos nacionales.

Otra novedad importante es la posibilidad de contratar dos potencias para un mismo día. De este modo, el consumidor puede elegir qué potencia quiere para cada tramo horario. Se permitirán dos cambios de potencia este primer año de vigencia de la nueva factura de la luz.

Además, las comercializadoras deberán informar de los picos de consumo que cada usuario consumió en el último año. Así podrá adaptar las potencias en función de sus consumos.

Los cambios de tarifa a esta nueva discriminación horaria serán automáticos, sin perjuicio de que cada consumidor pueda intervenir.

Quienes no se beneficiarán son los consumidores que ahora tienen contratada la discriminación horaria. Verán cómo se incrementa su factura anual en unos 24 euros o 46 euros, dependiendo del peaje contratado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.