Acusan a Temer (Brasil) de fomentar la esclavitud

El gobierno brasileño de Michel Temer aprobará un nuevo decreto que modificará la actual definición legal de esclavitud.

El trabajo forzado, en Brasil, se caracteriza por condiciones degradantes, sueldos que no se pagan y jornadas laborales muy largas, lo que ha llevado a varios defensores de los derechos humanos a calificar el nuevo decreto del Ministerio de Trabajo brasileño como un retroceso en la lucha contra la esclavitud. La nueva norma entenderá la esclavitud como una limitación de la libertad de movimiento de las víctimas.
Para Leonardo Sakamoto, responsable del Fondo Fiduciario Voluntario de Naciones Unidas sobre las Formas Contemporáneas de Esclavitud, “antes, si un trabajador dormía con los cerdos, no tenía agua y no cobraba, un inspector de trabajo definía eso como esclavitud, aunque el empleado pudiese abandonar la granja”. Ahora, el nuevo decreto no lo consideraría esclavitud. En Brasil, cientos de miles de personas trabajan en condiciones de esclavitud en granjas, plantaciones de caña de azúcar y ranchos de todo el país, incluso en la selva y en la construcción y fábricas de los núcleos urbanos, aseguran los grupos defensores de Derechos Humanos.
Xavier Plassat, fraile dominicano residente en Brasil, ha señalado que “la violación de la dignidad humana es el principal rasgo que define la esclavitud brasileña”. Los 2.000 inspectores de trabajo que actúan en Brasil en entornos donde se sospecha que se están llevando a cabo actividades de esclavitud han liberado a más de 50.000 víctimas en los últimos 20 años. Con el nuevo decreto, los inspectores tienen que adjuntar a su informe otro realizado por la Policía como prueba de los hechos. Por ese motivo los inspectores de trabajo han enviado al gobierno brasileño un documento en el que denuncian la ilegalidad del nuevo decreto y han advertido de que, si no se revoca, la Fiscalía lo impugnará.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.