Europa alcanza un acuerdo histórico con 390.000 millones de ayudas directas

Europa alcanza un acuerdo histórico con 390.000 millones de ayudas directas

Pasadas las 5:30 horas de la madrugada de este martes, Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, anunciaba en redes sociales el acuerdo histórico alcanzado por Europa. “¡Acuerdo!” escribía eufórico. Fueron cuatro jornadas de intensas reuniones bilaterales que eclipsaron al propio pleno del Consejo.

Se desbloqueaban, de esta manera, las negociaciones del Fondo de Recuperación y se daba luz verde a un plan dotado con 750.000 millones de euros. Hasta 390.000 millones se destinarán a transferencias directas no reembolsables.

Un fondo financiado por la emisión sin precedentes de deuda conjunta de la Comisión Europea que preside la alemana Ursula von der Leyen. Dicha emisión de deuda tendrá una duración de tres años.

El plan de reconstrucción se une al presupuesto comunitario para el periodo 2021-2027 de 1,074 billones de euros. Todo ello contribuye a dar un paso prácticamente definitivo para la unión fiscal.

Tras los muchos obstáculos de los autodenominados países ‘frugales’ (Países Bajos, Austria, Dinamarca y Suecia) sale adelante a pesar de los recortes impuestos. Los países del norte no lograron, de este modo, reducir la cuantía total del fondo, que se mantiene en 750.000 millones.

La última propuesta del belga que preside el Consejo se acercaba a las exigencias de los ‘frugales’, pero contentaba también a los países del sur, los más afectados por la epidemia.

Al final, el tijeretazo se concreta en 110.000 millones menos que los contemplados en la primera propuesta en ayudas no reembolsables. En total, el acuerdo histórico recoge que los países podrán acceder hasta un total de 390.000 millones de euros en transferencias directas. El resto, hasta 360.000 millones, en forma de préstamos a devolver.

España es el segundo país más beneficiario del acuerdo histórico, después de Italia

España podrá disponer de hasta 140.000 millones, 72.700 de ellos bajo la fórmula de no reembolsables, a fondo perdido. “Es un gran acuerdo para Europa y para España. No les quepa duda que hoy se ha escrito una de las páginas más brillantes de la historia de la Unión Europea”, declaró Pedro Sánchez, presidente del Gobierno español en rueda de prensa.

Las grandes economías europeas, entre ellas Alemania, Francia, Italia y España, así como la mayoría de los Veintisiete, apostaban por un mínimo de 400.000 millones de euros en subvenciones. Los reticentes de los ‘frugales’ pretendían rebajar la cifra a 350.000 millones. Al final, el compromiso se queda más cerca de lo que demandaban los grandes de Europa.

Se incrementa la dotación para el Instrumento para la Recuperación y la Resiliencia, la partida más importante del Fondo, hasta los 672.500 millones de euros. Se destinarán a financiar reformas e inversiones. A cambio, el resto de programas sufren importantes recortes.

Así, el fondo de ciencia Horizonte Europa pasa de 13.500 a 5.000 millones. De igual modo, el de inversiones Invest EU sufre un hachazo de 24.700 millones, de 30.300 han 5.600. También el Fondo de Transición Justa para el clima, que pierde 20.000 millones y pasan de una dotación de 30.000 a 10.000 millones.

Freno de emergencia y aprobación con mayoría cualificada

En el capítulo de las condiciones, se incrementa el control sobre la concesión de las ayudas directas. Mark Rutte, primer ministro holandés, exigía que los planes de reformas e inversiones de los que recibirán las ayudas fueran aprobados por unanimidad. Ni siquiera el resto los países halcones apoyaron este plan que prácticamente ponía en manos de Holanda el bastón de mando.

El plan de la Comisión Europea consistía en que el Consejo, quien deberá aprobar las subvenciones, se pronunciara sólo a nivel técnico. Finalmente, el ‘freno de emergencia’ propuesto por Michel a instancias de un país o varios obliga a una aprobación con mayoría cualificada.

En el capítulo de los descuentos, los ‘frugales’ sacan tajada. Así, el resto los socios deberán sostener los más de 52.000 millones de euros que se repartirán entre Alemania, que nuestra entre ellos, Holanda, Austria, Dinamarca y Suecia.

De este modo, el país que preside Angela Merkel recibirá un cheque de compensación de 3.671 millones de euros al año. Se mantiene la propuesta inicial. En cambio, los holandeses ven cómo se incrementa su descuento, de 1.576 millones para 1.921, mientras que el danés pasa de 197 a 377 millones. El austriaco, de 237 a 565 millones y el sueco de 798 a 1.069 millones.

Tras este acuerdo histórico de los jefes de Estado y de Gobierno de la UE, el Parlamento Europeo deberá pronunciarse. Ya ha advertido de que no lo respaldará si no respeta las prioridades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.