Activistas de derechas muestran su «respeto» a las Fuerzas Armadas silbando y abucheando

Activistas de derechas muestran su "respeto" a las Fuerzas Armadas silbando y abucheando

Miles de personas acudieron a ver la parada militar.
Durante el desfile de las Fuerzas Armadas con motivo de la festividad del 12 de octubre, numerosas personas que acudieron al Paseo de la Castellana en Madrid abuchearon a parte de los presentes. Así lo hicieron a la llegada de Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, a la plaza de Lima, donde estaba la tribuna presidencial. Allí se escucharon gritos como “fuera” y “okupa”, y exigencias de convocatoria de elecciones.

Hechos semejantes no se producían durante la parada militar del Día de la Hispanidad, Fiesta Nacional, desde los Gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero. Queda demostrado que la derecha aprovecha cualquier oportunidad, aunque sea durante una jornada festiva, para protestar contra un gobierno socialista o de distinto signo que el suyo, en una clara muestra de respeto hacia las Fuerzas Armadas, en esta ocasión.

Al menos recibieron calurosamente a los Reyes y a sus hijas, en la primera ocasión en que la princesa Leonor ocupaba un lugar preferente en la tribuna, a la derecha de su padre y llevando el Toisón de Oro que le fue impuesto el pasado 30 de enero, como gesto para darle relevancia a su condición de heredera de la Corona.

El desfile quedó deslucido, además de por los abucheos, por las condiciones climatológicas, que impidieron la participación de aeronaves, excepto la Patrulla Águila, que sobrevoló Madrid dibujando con humo los colores de la bandera de España. En el desfile por tierra, casi 4.000 militares, encabezados por 152 vehículos, participaron en la parada militar.

Por primera vez desfilaban efectivos de Protección Civil y Salvamento Marítimo, y también lo hicieron seis banderas españolas de época con motivo del 175 aniversario de la enseña nacional. Como siempre, cerraban el desfile los Regulares de Ceuta, al ritmo de solo 90 pasos por minuto, y la Legión, cuya mascota este año era un carnero llamado Odín.

Entre las autoridades también se encontraba Pablo Casado, líder del PP, Albert Rivera, presidente de Ciudadanos, y todos los presidentes autonómicos, a excepción de, como viene siendo habitual, los de Cataluña, País Vasco y Navarra, y, en esta ocasión, también Baleares, a causa de las graves inundaciones de esta semana en Mallorca. Faltaron José Luis Ábalos, ministro de Fomento, y Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior, este último, indispuesto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.